pc120241.JPGUn encuentro con Don Pedro

Uno de los momentos más gratos que hemos tenido en Cajamarca ha sido el reencuentro con un viejo conocido nuestro. Nos referimos a Don Pedro Arana Bazán, médico urólogo del Hospital Carrión. UN SEÑOR DE SEÑORES.

Recuerdo perfectamente que cuando llegamos al Carrión como médicos residentes de la Universidad de San Marcos, Don Pedro trabajaba en la Sala San Camilo. Pudimos percatarnos que, a diferencia de otros médicos a quienes se les llamaba como Doctor Tal, o Doctor Cual, al Doctor Arana se le trataba de una manera especial, anteponiendo la palabra DON a su nombre como un reconocimiento a su persona. Así lo conocimos, y así lo tratamos, hasta el día que le tocó jubilarse.

Don Pedro ha sido el referente ético y moral del hospital

Entendimos que esa manera especial de tratarlo como “DON PEDRO” se debía a que era el referente ético y moral del hospital.  Recordemos que DON es un título honorífico que se antepone al nombre de ciertas personas.

Por eso, encontrarnos en Cajamarca con uno de nuestros paradigmas, con quien tuvimos el honor de cultivar un nivel de amistad, nos produjo una inmensa alegría. Don Pedro mantiene ese dinamismo característico

Almorzamos en un restaurante campestre de moda. No sabía de la partida de Leoncio Kisilevich, su colega urólogo, y se apenó mucho con la noticia, por cierto.

Pudimos advertir que la apreciación que de él teníamos en el Carrión, no se circunscribe sólo al ámbito nuestro, sino que también en su natal Cajamarca. lo llaman simplemente como DON PEDRITO, O DOCTOR PEDRITO, como muestra de reconocimiento a sus dones personales y envidiable expresión de cariño que le profesan.

Desde su querida Cajamarca envía saludos a toda la familia carrionina.

¡¡Don Pedro: cuanta falta nos haces

En momentos como el actual, que el hospital Carrión atraviesa una de sus más serias crisis de valores, es necesario decir: ¡¡Don Pedro cuánta falta nos haces!!, máxime cuando no se vislumbra un líder con esa solvencia ética.