cumple_mafalda.jpgHace 1 año decidimos ingresar al mundo de la blogósfera, aquel fenómeno que ha tomado por asalto el internet, revolucionándolo y haciendo que el mundo de la información ya no sea el mismo.Se dice que la prueba de fuego de un bloger es pasar el primer año, lo que aseguraría su continuidad en el tiempo. El esfuerzo no es simple, sino veamos cuantos han ido desapareciendo antes de este período crítico.

Se hace camino al andar

Creamos el blog con mucha expectativa porque tenemos el convencimiento que a través de este medio se puede aportar en una serie de escenarios no sólo laborales sino también académicos. Igualmente a través de las crónicas podemos ir colocando hechos anecdóticos pero trascendentes, dirigidos a un público más amplio. Asimismo somos absolutamente concientes que la publicación en la web tiene un código de ética que respetaremos.

Estamos ganando experiencia, pero también en retos y responsabilidades. Nos encontramos profundamente satisfechos del nivel de lectoría al cual hemos llegado. Contamos con una masa crítica bastante exigente que expresa su opinión ya sea colocando sus comentarios en el mismo blog, o escribiendo a nuestro correo personal, o directamente en los ambientes en donde nos movemos, tanto laboral, universitario o en aquellos lugares en donde podamos conversar con nuestros amigos, aún cuando también ya algunos pacientes que saben de la existencia de la bitácora nos expresan sus opiniones.

El reto de escribir?

Publicar notas para nuestro público objetivo requiere “cocinar” adecuadamente el artículo. Casi siempre preferimos “colocarlo en el refrigerador” hasta el día siguiente que retomamos su elaboración, y así vamos dándole forma hasta que llega el momento que creemos que ya está listo para ser publicado. Igualmente debemos elegir la imagen más adecuada, lo cual ha llevado a comprar una máquina fotográfica con la cual tenemos ya nuestro banco de imágenes.

Este proceso indudablemente tiene grandes satisfacciones, y vamos perfilando nuestro propio estilo en el blog, en concordancia con el conocido apotegma: “El estilo es el hombre”, el cual que puede llevar inclusive a reírnos de paradigmas obsoletos.

Por ello, este miércoles celebraremos “a lo grande” nuestro primer aniversario en el auditórium principal del hospital Carrión donde laboramos, para lo cual hemos elaborado un programa especial.