Amputado por pie diabético

Amputado por pie diabético

El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes.

Esta fecha empezó en 1991 en respuesta a su incremento a escala mundial. Se escogió esta fecha por ser el aniversario del nacimiento de Frederick Banting, ilustre cirujano, quien junto con Charles Best descubrió la insulina en 1921, sustancia que permitió que los pacientes con diabetes vivieran muchos años.

Lema o idea fuerza

Cada año, el Día Mundial de la Diabetes gira en torno a una idea central. Así tenemos:

  • 2000: la diabetes y el estilo de vida
  • 2001: los costes de la diabetes
  • 2002: tus ojos y la diabetes: no pierdas los riesgos de vista
  • 2003: la diabetes puede costarte un riñón
  • 2004: combate la obesidad para prevenir la diabetes
  • 2005: la diabetes y el cuidado del pie
  • 2006: diabetes en la población vulnerable
  • 2007 y 2008 el tema es diabetes en niños y adolescentes.

Magnitud del problema

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy que los casos de diabetes, que afecta actualmente a unos 250 millones de personas en el mundo, se habrán duplicado para el 2030 si no se toman medidas.

Un 80 por ciento de las personas afectadas por la diabetes viven en los países de ingresos bajos y medios, donde muchos niños mueren después del diagnóstico, ya que no tienen acceso a la insulina, a los glucómetros ni a las tiras para medir la glucosa o tienen un pobre control y calidad de vida. Por esta razón, el lema de este año es “Ningún niño debe morir por diabetes”.

En el Perú se estima que más de un millón de peruanos desconoce tener esa enfermedad.

Esta enfermedad causa un 5 por ciento de los fallecimientos anuales en el mundo.

Hace falta un enfoque estratégico

La ausencia de un enfoque basado en la salud pública constituye un grave riesgo en nuestro país, no solo porque a la par del incremento de su incidencia y prevalencia, tendremos más casos trágicos de manifestaciones tardías, llamadas también complicaciones de la diabetes.

No podemos permanecer indolentes al ver cómo en los hospitales se incrementan los casos de amputaciones por pie diabético con su peso económico y social en los pacientes.

Más grave todavía cuando algunos directores de hospitales consideran que las instituciones que ellos dirigen no deben hacer salud pública sino centrarse solamente en fortalecer los servicios de emergencia.