En nuestra filosofía de gestión consideramos de suma importancia AGRADECER a quienes dan muestras de apoyo a las acciones salud pública.

En este marco conceptual, este mediodía, en el auditorium del Hospital Ventanilla hemos tenido una importante Reunión de Agradecimiento a nuestros brigadistas, quienes han participado en las acciones de erradicación del Aedes aegypti, el zancudo trasmisor del dengue.

En el distrito de Ventanilla, nos encontramos en el Escenario II, es decir, presencia de larvas pero sin casos diagnosticados; es decir existe el zancudo pero no hay dengue.

El riesgo es que en una zona de alta movilización de personas que se trasladan de un lugar a otro por viajes de diversa índole, estamos ante el riesgo que llegue a la zona un enfermo portador del dengue, el cual sea picado por el zancudo y luego este vector inocule el virus de esta enfermedad a un hombre sano… y así estaríamos iniciando la cadena epidemiológica.

La historia nos revela que es a través de las rutas del comercio y de los viajes como se diseminan las epidemias.

Por esta razón ha sido muy importante que con nuestros brigadistas hayamos peinado toda la zona para educar a la población y aplicar larvidas en los recipientes.

En nuestra filosofía de gestión consideramos de suma importancia AGRADECER a quienes dan muestras de apoyo a las acciones salud pública. En este marco conceptual, este mediodía, en el auditorium del Hospital Ventanilla hemos tenido una importante Reunión de Agradecimiento a nuestros brigadistas, quienes han participado en las acciones de erradicación del Aedes aegypti, el zancudo trasmisor del dengue.

En el distrito de Ventanilla, nos encontramos en el Escenario II, es decir, presencia de larvas pero sin casos diagnosticados; es decir existe el zancudo pero no hay dengue.

El riesgo es que en una zona de alta movilización de personas que se trasladan de un lugar a otro por viajes de diversa índole, estamos ante el riesgo que llegue a la zona un enfermo portador del dengue, el cual sea picado por el zancudo y luego este vector inocule el virus de esta enfermedad a un hombre sano… y así estaríamos iniciando la cadena epidemiológica.

La historia nos revela que es a través de las rutas del comercio y de los viajes como se diseminan las epidemias.

Por esta razón ha sido muy importante que con nuestros brigadistas hayamos peinado toda la zona para educar a la población y aplicar larvidas en los recipientes.