Corría el año 1964, cuando jóvenes adolescentes aún, en nuestra querida Chincha, escuchamos por primera vez la palabra dengue.

No se trataba de ninguna enfermedad de connotaciones epidémicas, sino del baile del dengue, una variante sensual del mambo, lanzado por Pérez Prado quien llegó al Perú acompañado de la apabullante Daisy Guzmán.

Así, un aro de llanta y dos palancas para desenllantar se convierten en instrumento del nuevo ritmo con una escultural bailarina moviendo sus caderas al son de “taca-taca-tá, taca-taca-tá” que nos ponía bizcos a todos. Los mayores, claro está lo hacían disimuladamente, pero los jóvenes, reunidos en patota en la esquina del barrio donde crecimos, hacíamos los comentarios mas alucinantes.

Los tiempos han pasado y ahora nos toca hablar del otro dengue, del verdadero dengue diría Jaime Chávez, el epidemiólogo de la DIRESA Callao, de aquella enfermedad que ha puesto de cabeza a los sistemas de salud del pais.

Con este preámbulo iniciaré una serie de artículos sobre el Dengue en el Callao, año 2010.