Desde niños fuimos participantes de las veladas en los colegios para celebrar el segundo domingo de mayo el Dia de la Madre y fuimos protagonistas aquellos dias en esta fecha declamando, cantando, bailando, etc. como parte de una actividad orientada a reconocer el rol de la madre en el seno del hogar.

Se nos colocaba una rosa roja en el pecho para que todo el mundo pudiera saber que nuestra madre vivía; en cambio una rosa blanca en el pecho de los niños significaba que habían tenido la desdicha de perderla. I así transcurrieron los años hasta que, ya adultos, vemos con otros ojos esta celebración.

Una oportunidad para los negocios

El espíritu de los comerciantes los lleva a encontrar oportunidades de negocio en cuanto actividad se realice. Una adecuada lectura del mercado les permite por ejemplo, determinar a partir de que fecha empiezan a llenar los escaparates de las tiendas y a tratar de meter en la mente del consumidor potencial que si no hacemos un regalo no estamos demostrando suficientemente el amor a nuestra madre.

Quiero presentar algunas fotos a propósito de esta fecha.