Internet no es ajena a los pacientes, veníamos diciendo los médicos en diversos foros. El paciente busca una segunda opinión en la web.

Cómo ubicarnos en esta nueva circunstancia?

No cabe duda que Internet ha sido la gran revolución en los últimos 10 años. Para algunos esta megatendencia de la globalización se convierte en una amenaza porque permitiría un empoderamiento del paciente. Sin embargo, hay que dar otro enfoque a este fenómeno de la comunicación y verla mas bien una oportunidad para que pacientes (y sus familiares) encuentren espacios que les permita entender mejor el proceso salud-enfermedad, sobre todo en el caso de enfermedades crónicas.

Los pacientes adultos mayores que pertenecen a la generación pre-internet tienen hijos o nietos nacidos en esta nueva era informática y que al encontrarse en condición de involucrados acudirán a esta herramienta no solo para “ver” si la prescripción médica ha sido la más adecuada, sino para buscar la información que una consulta corta en las instituciones de salud no lo permite.

Cambios en el modelo de atención

Diríamos en primer lugar que el modelo de atención médica no es ajeno a los cambios del entorno. Hemos pasado del modelo tradicional, paternalista, hacia un modelo colaborativo, donde familiares y médicos diseñamos conjuntamente, estrategias para lograr el objetivo de permitir una mejor calidad de vida para el paciente.

Recordemos que la enfermedad crónica afecta también a la familia que se ve involucrada fuertemente en los efectos periféricos que genera la atención a pacientes afectados con estas enfermedades.

e-medicina y las redes sociales

“El modelo del médico que atiende durante 15 minutos cada tres meses al paciente no durará mucho tiempo más. Hoy, la atención está migrando hacia otro modelo más horizontal y colectivo, en el que los pacientes están aprendiendo a gestionar la enfermedad crónica”, sostiene Daniel Flichtentrei, jefe de contenidos médicos del portal Intramed. (1). Este especialista considera que las redes sociales a través de Internet son ideales para dar a los pacientes el poder que necesitan para sobrellevar enfermedades que pueden durar entre 15 y 80 años. “Hoy, la ciencia sabe mucho sobre qué hacer, pero poco sobre el cómo. Es decir, falla en conseguir que los pacientes adhieran a tratamientos que duran toda la vida”.

En la web se juntan a diario miles de pacientes con EPOC, Parkinson, diabetes y Alzheimer. Las tradicionales redes sociales como Facebook o Myspace pero también sitios especialmente designados para la tarea sirven de punto de contacto para los pacientes crónicos, que ahora se animan a leer y también escribir sobre su mal,  apoyándose en Internet para enfrentar los miedos que se generan a partir del diagnóstico de las enfermedades crónicas.

“Todos funcionan como complementos de una tarea que llevamos adelante desde el momento en que le diagnosticaron Parkinson a mi marido”, dice la esposa de un paciente. “En lugar de quedarnos con la angustia de saber que se trata de una enfermedad que aún no tiene cura, decidimos formar un grupo de apoyo, que luego pasó a ser una asociación. Internet nos ayuda con la misión de informar a los pacientes y para que no se sientan solos frente a la enfermedad”. Su asociación también hace reuniones presenciales y caminatas.

Con las redes sociales, no importan las distancias. “Podemos conocernos el alma y entender el dolor del otro”, dice una mujer de 76 años que perdió a su marido hace cuatro y sigue impulsando un montón de actividades para pacientes con la enfermedad de Parkinson y sus familiares. No deja ni una herramienta de Internet sin usar: la asociación civil que preside está en la red Facebook; tiene foros de consultas en una página web (www.acepar.com.ar) y un blog. Además, para comunicarse con pacientes y agrupaciones de otros países, habla a través de programas gratuitos como Skype y chatea por el Messenger.

(1)   http://www.redgealc.net/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=1521&mode=thread&order=0&thold=0