El sábado 17 de julio del 2010 será recordado como la fecha en que el Hospital Ventanilla se incorporó activamente a la Lucha contra la Ceguera por Catarata.

En esta fecha, en sus instalaciones, se operaron de catarata los primeros 14 pacientes del distrito de Ventanilla, marcando un hito en el desarrollo de nuestra institución.

Este salto cualitativo en el perfil de oferta de nuestro hospital se logró con la colaboración de la Fundación Clinton.

Uno de los efectos más perversos de la pobreza es la inequidad en el acceso de los servicios de salud

En el contexto de nuestra solidaridad con los más pobres y con los excluidos de nuestro país, no hemos escatimado esfuerzos para que un sector de la población ventanillense que había estado históricamente marginado y condenado a vivir en la penumbra por falta de accesibilidad económica pueda recuperar la visión. Recordemos que uno de los efectos más perversos de la pobreza es la inequidad en el acceso de los servicios de salud

Reconocida la necesidad, el asunto es aprovechar las oportunidades

En el mundo de la salud, al lado de las instituciones del estado, también operan organizaciones no gubernamentales. Recordemos que el ex presidente William Clinton en reciente visita a nuestro país, anunció que en un horizonte temporal de cuatros años se realizarán alrededor de 50 mil cirugías de cataratas en el Perú, financiadas a través de la Fundación Clinton y la Fundación Slim.

En aquella oportunidad, la presencia del político estadounidense sirvió como marco para la suscripción del acuerdo entre el Ministerio de Salud del Perú y las fundaciones Clinton y Carlos Slim, para la ejecución del “Plan de Intervención para la Mejora en Salud Ocular en el Perú: Programa Conjunto de Cirugía de Cataratas”.

El bien superior es favorecer a los más pobres

Hemos querido entonces, aprovechar esta oportunidad en beneficio de los más pobres de nuestra provincia, poniendo al servicio de la población este hospital que pertenece a todos los ventanillenses.

Debemos expresar nuestro reconocimiento y agradecer a los trabajadores del hospital, con quienes se planificó milimétricamente cada paso de este proceso con el fin de garantizar una cirugía segura y de calidad a los pacientes que iban a ser intervenidos quirúrgicamente.