Nuevamente los medios de comunicación han colocado en sus titulares, como noticia estelar, el sonado “Caso Sabogal”, para referirse al acto médico realizado en enero pasado que finalmente terminara en la amputación de ambos miembros inferiores del paciente Villanueva.

El juicio mediático

Autoproclamándose como dueños de una verdad ficticia, la prensa nacional vuelve a hacer un juicio mediático contra los doctores Rubén Dulanto y Alex Tapia luego que Colegio Médico hiciera pública la resolución de archivamiento de este caso; y lo hacen sin entrar a un análisis jurídico del asunto, suponiendo que las premisas que plantearan inmediatamente después del acto quirúrgico siguen siendo válidas, pretendiendo desconocer el proceso investigatorio que desarrollara el Colegio Médico.

Es decir, insisten en colocar en el cadalso a los citados médicos acusándolos de una negligencia inexistente.

¿Cuál es la verdad?

En primer lugar, recordemos que la diabetes mellitus es una enfermedad de carácter sistémica, que por ello mismo había afectado ambas piernas del señor Villanueva, tal como se demuestra fehacientemente con el informe anatomopatológico que se hiciera de las extremidades amputadas quirúrgicamente.

En segundo lugar, el desarrollo del proceso ético deontológico que se desarrolla en el Colegio Médico debe hacerse tomando información de la historia clínica del paciente, documento médico legal que registra los datos de identificación y de los procesos relacionados con la atención del paciente, en forma ordenada, integrada, secuencial e inmediata de la atención que el médico u otros profesionales brindan al paciente. (N.T. Nº 022-MINSA/DGSP-V.02)

Conforme a lo estipulado por la Ley N° 26842, Ley General de Salud, para la entrega de la historia clínica se requiere consentimiento por escrito del paciente. En este caso, la familia se ha negado a entregar copia de la historia al Colegio Médico.

En tercer lugar, de oficio, Colegio Médico resolvió abrir el proceso de investigación, el cual, como corresponde, fue desarrollado en el Consejo Regional del Callao, donde a la apertura del proceso ético-deontológico, se convocó a los médicos implicados, quienes declararon todo lo actuado, luego citó a la familia según consta en documentos, y también convocó y pidió a las autoridades de EsSalud en forma reiterada den las facilidades para el proceso de investigación, quienes no acudieron y no proporcionaron la historia clínica, basándose en la negativa de la familia y en la Ley General de Salud.

En cuarto lugar, el señor decano del Colegio Médico, en reunión con el presidente de EsSalud, le pidió que diera las facilidades para el debido proceso, pero a pesar de ello, el Comité de Ética y Contenciosos del Colegio del Callao, no tuvo ni la historia clínica ni el apoyo de EsSalud.

(http://www.cmp.org.pe/index.php?option=com_content&view=article&id=791:comunicado-cmp&catid=56:ultimas)

¿Por qué ni la familia ni EsSalud proporcionaron la historia clínica?

La razón es simple: con la historia clínica se demostraba ante la opinión pública que no hubo negligencia médica; que los exámenes especializados realizados al señor Villanueva demostraban el compromiso de ambas piernas y que la decisión de amputar “la otra pierna” fue una decisión basada en el juicio clínico del traumatólogo. En consecuencia se desbarataba todo lo armado.

EsSalud y la familia Villanueva están obligados a mostrar la historia clínica

En razón a que este caso ya ha salido del ámbito estrictamente privado porque sobre el mismo se está haciendo un manejo mediático, que mancha honras y que afecta a la orden médica, la historia clínica debe ser mostrada ante la opinión pública.

Ello permitirá demostrar lo siguiente:

  1. que no hubo negligencia médica
  2. que no podía haber pierna sana en el momento de la intervención quirúrgica.
  3. que no hubo pierna equivocada en la intervención quirúrgica
  4. que no ha sido un error la decisión de la comisión del Colegio Médico del Perú (CMP) que resolvió absolver a los dos galenos implicados en este caso, por falta de pruebas.
  5. que los doctores Rubén Dulanto y Alex Tapia deben ser repuestos en EsSalud.