Este 04 de setiembre se cumplen 30 años de la fundación del  “Club Chincha” en la capital de la república.

Teníamos entonces 30 años menos, cuando en 1981 un nutrido grupo de paisas, reunidos en el Club Trujillo, que se encontraba en la esquina del Paseo Colón y Jirón Washington en el centro de Lima, fundamos el club.

Muchos de los que participamos en esta iniciativa éramos contemporáneos, egresados del Colegio Pardo y luego iríamos haciendo contacto con chinchanos residentes en la gran capital.

En aquella reunión tuve el honor de ser elegido como Presidente – Fundador.

La institución así creada servía para estrechar lazos entre los comprovincianos y buscar el apoyo orgánico a nuestra chincha querida.

Era entonces una regla que un domingo al mes se realizaran “Almuerzos de Reencuentro”, los que empezaron a formar parte de nuestra agenda mensual. Acudíamos de manera infaltable y departíamos con la familiaridad propia de los que somos de la misma tierra; recordábamos entonces numerosas anécdotas, conocíamos a nuevos paisanos que enterados de estas reuniones iban con su familia a degustar el infaltable “mancha pecho”, con un buen “saca roncha” (nombre dado en nuestra tierra al vino tinto chacra) licor especial para hacer maridaje con este manjar de los dioses.

El tiempo ha pasado, el Club ya no existe y esas reuniones han pasado a formar parte de la memoria colectiva de quienes estuvimos en los primeros afanes.

Por ello, esta vez, aprovechando que vivimos la era de la comunicación virtual, hago un alto en mis actividades cotidianas para hacer un brindis por el Club Chincha a través del ciberespacio.

¡¡¡Salud, paisanos!!!