mayo 2012


La mañana del domingo último, estuvimos como docente de aula en el examen de los alumnos de la Pre.

A minutos de iniciarse la prueba, era evidente la existencia de un ruido excesivo en el entorno, el cual provenía de una reunión evangélica que se desarrolla en el estadio de la universidad, bastante cerca a las aulas donde estamos casi para iniciar el examen.

Hay que buscar lo positivo de lo negativo

Era natural que este hecho podía afectar la concentración de los alumnos durante el desarrollo del examen.

Preocupado por ello y su posible impacto en el puntaje que podrían lograr, tuve que tomar algunas decisiones para amainar las cosas. Entones me dirigí al grupo que estaba en el aula, que eran un total de 25 alumnos y les dije:

“Jóvenes. En la vida hay que aprender a racionalizar las cosas. Es cierto que el ruido que produce la reunión vecina puede afectar su concentración. Pero hagamos una cosa: Asuman que los evangélicos gritos de aleluya caerán sobre ustedes para guiar su mano firme hacia las respuestas correctas. No piensen en otra cosa”,

Si se puede

Seguí conversando con ellos en los pocos minutos que teníamos, pues ya casi estábamos para el inicio de la prueba. Les conté que en los exámenes de ingreso, desde hace varios años vienen participando estudiantes secundarios enviados por colegios llamados “pre-universitarios”; y curiosamente muchos de estos “muchachitos” logran puntaje aprobatorio.

“Si esto es así, le dije, ustedes, que han culminado la secundaria, actúen con la certeza que si van a poder porque están mejor preparados”

Los nervios pueden jugar una mala pasada

Continué y para hacerles ver cómo a pesar que han estudiado y saben la respuesta que deberían marcar, cometen el error de marcar la incorrecta.

 “Se dieron cuenta, jóvenes, cómo el día de ayer, en la final de la Champions League, jugadores de primer nivel, que tal vez hasta pueden meter goles de penal con los ojos vendados, esta vez, dada la trascendencia de los acontecimientos, fallaron varios tiros, porque no manejaron adecuadamente la tensión del momento”.

Terminé con la siguiente arenga: “Jóvenes, hoy día ustedes deben a llegar a casa con el ánimo al tope y la alegría que tuvieron los jugadores del Chelsea, equipo que ganó el partido y con ello el máximo trofeo de balompié interclubes. Sus padres los esperan con ese mismo ánimo. Sí se puede”.

Anuncios

Llegué a la Urbanización Lucyana en Carabayllo, en el emergente Cono Norte de la ciudad de Lima, para dar atención domiciliaria a una paciente a quien conocía por primera vez. Al tocar la puerta, salió una señora que me saludó con bastante cordialidad. Era la paciente a quien debía evaluar. Estaba acompañada de su esposo, un hombre de edad similar.

Me hicieron pasar a una sala que me llamó mucho la atención. Diríamos que los médicos tenemos especial preocupación por los detalles, ya sea del entorno como de los gestos de los pacientes. En la escuela de medicina hemos aprendido la importancia del conocimiento, pero también somos ejercitados en la observación y la deducción, como parte del método clínico.

La consulta se realizó en el centro de esta sala, con cuadros e imágenes que le daban un aire especial al entorno. Yo observaba estos detalles para inferir algunas características de la paciente. Si bien el motivo de la consulta era una infección respiratoria alta, los gestos, la mirada profunda y sus expresiones en general, revelaban que la paciente tenía cierto “elan vital” o impulso anímico especial.

Luego de examinarla le referí los hallazgos clínicos y mi impresión diagnóstica, con lo cual pasamos a hablar del tratamiento farmacológico, con lo que “en teoría” debía acabar la consulta; pero yo estaba grandemente interesado en entender ciertas cosas de este entorno mágico donde se había realizado la atención.

Señora, le dije, dirigiéndome también a su esposo, la consulta médica ya ha terminado, con lo cual procedería a retirarme, pero si ustedes me permiten podríamos hablar de ciertas cositas que “me han picado la curiosidad”. Claro, con gusto me dijeron casi al unísono.

El Cono Norte y el olfato de los inversionistas

En la conversación llegamos a hablar del Cono Norte y de su tránsito de “ciudad dormitorio” a una ciudad emergente con vertiginoso desarrollo económico.

El “Cono Norte”, como bien lo analiza Arellano en su libro “La Ciudad de los Reyes, los Quispes y los Chávez”, es una zona de crecimiento económico vertiginoso y ha ido formándose a partir de migrantes que llegaban en búsqueda de oportunidades para su desarrollo personal y familiar.

En los últimos años, esta zona ha dado “un gran salto” en los aspectos económicos. Diríamos que “el olfato” de los inversionistas ha encontrado un “mercado” de mucha potencialidad, lo que ha llevado a que se instalen grandes emporios comerciales y centros de esparcimiento. Hay un sinnúmero de empresarios emergentes. Los jóvenes encuentran lugares de distracción y diversión sin tener que desplazarse a otros lugares y lo que es más, desde otros sitios llegan al cono corte en búsqueda de esparcimiento.

Es urgente incorporar el aspecto cultural en la visión de desarrollo de la ciudad

Así es doctor, me dice, pero ese desarrollo económico es asimétrico. No todo puede ser medido con el dinero. La ciudad se está llenando de grandes tiendas, pero, cuál es el futuro que les espera a estos jóvenes, me dijo. Es necesario desarrollar la cultura y como usted se habrá dado cuenta, el lugar donde estamos es el espacio donde desarrollamos actividades artísticas. Pude entender, entonces el significado de los cuadros y otros objetos colgados en la pared; y con ello el “elan vital” de la paciente, dotada de gran motivación el desarrollo de esta espiritualidad.

El ser humano como catalizador social

No todo puede ser dejado a “la mano invisible del mercado”. El hombre como ser social necesita espacios para el desarrollo de la cultura. Justamente esta carencia, como consecuencia del desarrollo asimétrico que impulsa el capital, nos ha llevado a un debilitamiento de la ética y de los valores.

Por ello, quedé gratamente impresionado por esta conversación. Pero un hecho adicional, la paciente es portadora de una enfermedad crónica que llevaría a muchos otros a quedarse cercano a la postración domiciliaria. Pero No. La señora Julia es ejemplo de cómo el ser humano es fuente inagotable de iniciativas. Ella ha creado en su hogar “La Casa de las Artes”, un lugar desde donde busca organizar integralmente las diferentes esferas de la cultura a través del proyecto “Complejo Cultural y Teatro para Carabayllo”, bajo el lema que “No hay desarrollo económico sin desarrollo cultural”.

Diríamos, para concluir esta nota, que ella pone en el tapete un hecho crucial: Nuestro tránsito por la vida no puede ser intrascendente. Tenemos un compromiso con la sociedad, cualquiera que sea nuestra ubicación en ella.

Muchas gracias señora Julia por esta lección aprendida a partir de la conversación. Le deseamos éxito en esta apuesta por la cultura.

Posted by http://elduendequecamina.blogspot.com/

Esta mañana, fecha del aniversario de nuestra Cuatricentenaria Casa Superior de Estudios hemos estado en la Escuela Académico Profesional de Nutrición en la clase programa del curso de Epidemiología.

Con los alumnos, nos confundimos en un abrazo efusivo al grito de ¡Viva San Marcos!

Comparto algunas fotos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Día del Trabajo y su expresión en el momento actual

El trabajo es una necesidad histórica para la sobrevivencia y la autorrealización, pero este proceso consume salud, lo que obliga a tener condiciones adecuadas para recuperar este insumo perdido, a fin de retornar al trabajo y rendir eficientemente en el centro laboral.

Esto significa que si la salud que se consume en el trabajo no logra ser recuperada, genera un déficit que se convierte en factor de riesgo para las enfermedades, afectando adicionalmente la calidad de vida.

Por ello, la lucha por las 8 horas nació como expectativa histórica reivindicativa de la calidad de vida, que significaba distribuir el día en 3 segmentos iguales: 8 horas para el trabajo; 8 horas para la familia, el estudio y la autorrealización personal; y las 8 horas restantes para el sueño reparador.

El exceso de trabajo es negativo para la salud

Es un hecho que el dinero obtenido lícitamente por 8 horas no es suficiente para cubrir las necesidades de la familia, lo que obliga a trabajar más horas.

Este incremento de las horas de trabajo puede traer como consecuencia un aumento del riesgo de enfermedad. Así aparecen las llamadas enfermedades de desgaste como el Síndrome de Burnout, llamado Síndrome de Desgaste Profesional o Síndrome de Desgaste Ocupacional (SDO) o Síndrome del Trabajador Desgastado o Síndrome del Trabajador Consumido.

Estos padecimiento a grandes rasgos consisten en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica, ineficacia y negación de lo ocurrido, así como deterioro y cansancio excesivo progresivo unido a una reducción drástica de energía (…) acompañado a menudo de una pérdida de motivación (…) que a lo largo del tiempo afecta las actitudes, modales y el comportamiento general.

Vivir sólo para trabajar afecta otros espacios sociales

Adicionalmente, el estar un mayor número de horas fuera del hogar por razones de trabajo, afecta el espacio familiar por tener menos horas para la comunicación entre sus integrantes.

Este hecho también es negativo para la familia por las patologías sociales que genera y porque además impide un mayor contacto con los hijos.

Es hora de luchar por salarios justos y empleo decente.