Revisando la información cotidiana, encontramos una nueva efemérides en el calendario. Se trata del Día Internacional de la Niña, establecida por las Naciones Unidas.

Por qué el Día Internacional de la Niña?

Naciones Unidas decretó, en diciembre pasado, que el 11 de octubre de 2012 se conmemoraría el primer Día Internacional de la Niña, invitando a todos los Estados Miembros, así como a la sociedad civil, a crear conciencia sobre la situación de las niñas en todo el mundo, dada la especial situación de vulnerabilidad y que las hace las más pobres de entre los pobres, con menos perspectivas de empleo y dependientes de otras personas, constituyendo una violación de los derechos humanos fundamentales.

En esta oportunidad se ha hecho énfasis a los 32 millones de pequeñas que no asisten a la escuela, gran parte de ellas forzadas al matrimonio desde temprana edad o que son sometidas a la violencia y el abuso sexual.

El problema en América Latina

Según UNICEF, ONU Mujeres y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), en América Latina, el 29% de las mujeres que se casan son menores de 18 años; y las consecuencias del matrimonio infantil son graves y de amplio espectro, ya que las niñas se someten a embarazos no deseados y a las complicaciones asociadas al parto. Este último caso, es una importante causa de muerte entre jóvenes de 15 a 19 años.

“La educación es una de las mejores estrategias para proteger a las niñas de los matrimonios infantiles para proveerles de las oportunidades que necesitan para construir una vida mejor”, ha señalado la ONU. Se sabe además, que invertir en la niña es una de las mejores inversiones para reducir la pobreza, mejorar la salud, la educación y avanzar en igualdad.

Situación en el Perú

En nuestros desplazamientos cotidianos por esta Ciudad de los Reyes, de los Chávez, de los Quispe…, encontramos, sobre todo en horas de la noche en las esquinas, grupos de jóvenes de ambos sexos acercándose a los carros para solicitar una limosna. Desde luego que todos ellos se encuentran en peligro moral, más aún por las circunstancias y características del entorno; pero es más grave en las niñas por las consecuencias que se derivan de esta exposición al riesgo.

Lo mismo sucede en el resto del país, sobre todo en las capitales de departamento.

El Plan de Intervención

Hemos leído con bastante satisfacción la expedición de un Decreto Supremo que pone en marcha el Programa Nacional Llachay, con el objetivo de restituir los derechos de los niños, niñas y adolescentes en situación de riesgo en las calles y logren su desarrollo integral.

Sin embargo, un análisis más profundo sobre causalidad e intervención nos lleva a alertar a los ministerios involucrados que un trabajo que no ataque los problemas de fondo, de tipo estructurales, pueden tener poco impacto, porque finalmente, el desarrollo armónico de los niños y niñas debe darse con el desarrollo armónico de la sociedad en su conjunto.