Imagen“Chinchanos en el Mundo” ha cumplido 2 años en el ciberespacio, permitiendo a los chinchanos de todo el orbe, tener comunicación cercana de nuestra Chincha Querida. A la fecha, con 4,262 amigos, la página se ha convertido en punto obligado de quienes buscamos contacto con nuestros paisanos, para saber cómo están las cosas y como va el propio desarrollo de nuestra ciudad “Benemérita a la Patria”.

Mérito de Angiolina quien, según se lee en su frofile es chinchana, nacida en el centenario Hospital San José; hija de migrantes italianos; que estudió en el Santa Ana; y que ahora vive en los Estados Unidos, desde donde tuvo la genial iniciativa de crear esta página que rápidamente ha pegado entre los chinchanos. De mi parte diría que recuerdo al señor Galluccio que tenía su negocio en Mariscal Benavides.

Qué esperamos de una página?

Diríamos que hay páginas para todos los gustos. Los intereses son variados, que van desde el “publico, luego existo”, hasta utilizar esta importante herramienta de comunicación con propósitos de mayor trascendencia.

En el mundo de la globalización, todos formamos parte de la “aldea global” y las redes sociales permiten acercarnos a la “patria chica”, pero también sirven para formar opinión pública y dar nuestros puntos de vista sobre muchas otras cosas, de índole local, nacional e internacional.

Así vemos como los ciudadanos del mundo han creado corrientes internacionales en objetivos concretos. La defensa de valores fundamentales para el desarrollo armónico de la humanidad, la protección de especies en peligro de extinción, la lucha contra los antivalores como la pedofilia, contra la corrupción, permitiendo inclusive mostrar como “infraganti” policías corruptos coimean. Es decir la lista sería larga para señalar el real protagonismo de las redes sociales.

“Chinchanos en el Mundo” no puede escapar de esta dinámica y ha permitido no solo que amigos de muchos años nos comuniquemos, que promociones de egresados de los colegios tengan puntos de contacto, sino también que se generen corrientes de opinión para buscar el desarrollo de la ciudad.

En fin, siendo la potencialidad infinita, hagamos del ciberespacio un punto de encuentro y de comunicación.

Larga vida “Chinchanos en el Mundo”. Angiolina, un brindis virtual por este segundo aniversario.