julio 2013


Esta tarde, como es ya una tradición, los docentes sanmarquinos celebramos el “Día del Docente Universitario” en una interesante reunión de confraternidad, realizada esta vez en el Centro Recreacional “EL Remanso”.

Desde temprano, los omnibuses de la universidad iban repletos de docentes, quienes denotaban una alegria infinita, pues en esta reuniones, todos volvemos al estado niño. Así, en medio de una gran algarabía, liberados de la tensión de las clases, departimos como integrantes de esta gran comunidad universitaria.

Nos reencontramos con colegas a quienes no vemos tan frecuentemente, lógico por cierto en una universidad grande. Esto le da una cariz importante porque vamos de abrazos en abrazos entre todos, sabiendo que luego vendrá el almuerzo, el baile y los sorteos a cargo del CAFAE.

Feliz día colegas sanmarquinos.

¡¡Viva San Marcos!!

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Anuncios

El 11 de julio se celebra en el Perú el “Día del Docente Universitario”, fecha establecida por la Asamblea Nacional de Rectores (ANR) mediante la Resolución Nº 234-2009-ANR de fecha 19 de febrero de 2009, a solicitud de la Federación de Docentes Universitarios del Perú (FENDUP) mediante Oficio Nº 001-2009-FENDUP de fecha 5 de enero de 2009.

Reconocimiento

Con sorpresa, pero a la vez con mucha satisfacción un grupo de docentes hemos recibido el saludo de Leo David, alumno de la Escuela de Nutrición, quien a través de su página de facebook dice lo siguiente: Quiero expresar este agradecimiento por aquellas personas que durante mi preparación universitaria contribuyen a formarme en los conocimientos tanto en la carrera que estoy cursando, sobre el deporte y también sobre el arte de la marinera, a través de sus enseñanzas, feliz día al docente universitario y gracias por cada gran aporte de conocimiento que recibo de ustedes. Mi gran respeto y los mejores éxitos a ustedes. Nosotros sus alumnos los miramos como un ejemplo a seguir. Que dios los bendiga”.

Me decía un colega que, a veces pudiera dar la impresión que los alumnos son sólo una cohorte de estudiantes (para hablar en lenguaje epidemiológico) que “pasan” por las aulas y de quienes no tenemos más información posterior, pero pasamos por alto el nivel de expectativas generadas en este proceso, del cual los alumnos en tanto sujetos de esta interacción cobran cada vez más protagonismo a la luz de las megatendencias en la educación superior.

De la satisfacción a los nuevos retos

Palabras como las de Leo David nos revelan que la relación docente – alumno tiene también un importante significado para el estudiante, quien al darnos su reconocimiento, nos place de satisfacción, pero significa también que debemos mínimamente mantener ese nivel de expectativas.

Así tenemos respuestas a través de las redes sociales, como las palabras de los colegas: Patricia Vega “¡¡Muchas gracias!! Leito eres lindo, siempre tan caballero y gentil, gracias por tu saludito en este día tan especial para todos los catedráticos, especialmente de la Decana de América la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Un abrazo cordial a todos mis colegas”; y de Jimmy Paquillo “Muchos éxitos Leo y gracias por tu saludo!! es satisfactible para un docente escuchar esas palabras de agradecimiento y sobre todo q vengan de una persona que ponga en práctica las enseñanzas en aula como tú lo debes hacer!! sigue con los lauros y sobretodo agradeciendo a la vida por los méritos que te sabes ganar, muchas gracias, éxitos!!!”

Imagen

El carácter multidimensional del docente universitario

La docencia universitaria tiene ciertas características que la hacen diferente del docente de la educación primaria o secundaria, pues trabaja con jóvenes y adultos, con otra expectativa del proceso enseñanza – aprendizaje.

Por ello, como dice Raúl Cornejo Coa, en esta relación se obliga al desarrollo “de tres dimensiones para el ejercicio de la docencia en el nivel superior y estas son: la dimensión personal, la dimensión disciplinar y la dimensión pedagógica”.

En la dimensión personal se busca que el docente universitario aplique la empatía en las relaciones con sus estudiantes, tenga disposición hacia la docencia, ponga entusiasmo en el acto educativo, ejerza motivación, desarrolle una comunicación efectiva, respete a los estudiantes, practique valores morales y sea principalmente un modelo de comportamiento y superación personal. La dimensión disciplinar está relacionada al conocimiento de las materias que enseña, vinculadas a su profesión; y la dimensión pedagógica destaca los rasgos del desempeño docente orientados a la efectividad de la enseñanza-aprendizaje y el logro de las competencias requeridas en los estudiantes.

En memoria de Rosita Paredes Chumbiriza

Fisioterapeuta y Profesora Sanmarquina

Compañera de Promoción

por: Washington Otoya Torres

La noticia nos derrumbó y nos cortó la respiración por algunos segundos….

Y nos hizo pensar, nuevamente, cuán cerca estamos de la muerte y cuán frágil y efímera es la vida.

Podría haber sido cualquiera de nosotros acostumbrados a viajar en los “feriados largos”, sea para desarrollar una actividad académica, o para,  simplemente, pasar un buen rato alejado del bullicio de la ciudad.

Rosita Paredes, volvía, precisamente, de celebrar, como todos los años, una fiesta patronal en la tierra que la vio nacer. Y que mejor hacerlo con sus familiares más queridos, sus dos hijos y tres de sus sobrinos.

Pero no podía faltar una de sus mejores amigas, colega y compañera de trabajo, tanto en el Hogar Clínica “San Juan de Dios” como en la Universidad de San Marcos, la Lic. Elizabeth Romero Ordóñez (QEEP)

El destino quiso que las dos partieran juntas en un viaje sin retorno, en un viaje que jamás hubiéramos imaginado, a pesar del potencial peligro que corremos cuando viajamos por las carreteras del país.

Para Rosita este era un viaje más y seguramente había prometido volver, como lo había hecho todos los años. Ella estaba plenamente identificada con su terruño, al cual nunca olvidó y por el que entregó su vida.

Nos duele su pronta partida y nos negamos a aceptarla pues, el largo trajinar de su vida profesional, le había dado el conocimiento y la experiencia necesaria para convertirla en una de las voces más autorizadas y respetadas de la fisioterapia en neuropediatría, campo en el cual tenía, aún, mucho que aportar.

La fisioterapia peruana, y con ella San Marcos, ha perdido a uno de sus más altos valores, dejando un vacío que difícilmente podrá ser llenado

 ROSITA TU RECUERDO VIVIRÁ SIEMPRE EN NUESTROS CORAZONES.

Lima, 02 de julio del 2013