Las Jornadas Sanfernandinas, que anualmente se llevan a cabo en la Facultad de Medicina son la oportunidad propicia para que los docentes presentemos ante la comunidad universitaria los trabajos de investigación que realizamos.

Este año hemos presentado, el  trabajo “Conocimientos de los Internos de Medicina del Hospital Nacional “Daniel Alcides Carrión” del Callao sobre el Consentimiento Informado”, realizado como tesina para el Diplomado Virtual De Bioética Clínica que desarrolló el Colegio Médico del Perú.

Imagen

El trabajo realizado fue un estudio exploratorio, de tipo transversal, en Internos de Medicina del Hospital Nacional “Daniel Alcides Carrión” del Callao en el periodo 2013, con el objetivo de determinar su nivel de conocimientos sobre el Consentimiento Informado.

El Consentimiento Informado y el cambio de paradigma asistencial

El consentimiento informado es considerado por muchos autores como la emergencia de un nuevo paradigma en la medicina y está asociado a una valoración del paciente sustentado en el reconocimiento de la autonomía individual.

Imagen

Imagen

Representa un cambio cualitativo en el modelo asistencialista de la prestación de servicios de salud, replanteando la relación médico – paciente tradicional donde prevalece el modelo llamado paternalista, donde la opinión del médico tratante se constituye en fundamental para la toma de decisiones ante el paciente.

De este modelo, pasamos a una nueva relación que tiene como concepto principal dar mayor énfasis al concepto de “paciente sujeto de derecho”, cuyas decisiones estarán basadas en su autonomía, previo proceso de información sobre su enfermedad y de la necesidad de realizar en él determinados procedimientos.

En el Perú, el derecho al consentimiento informado apareció legalmente en el año 1997 con la dación de Ley Nº 26842, Ley General de Salud, que en el artículo 4º dispuso que “Ninguna persona puede ser sometida a tratamiento médico o quirúrgico, sin su consentimiento previo o el de la persona llamada legalmente a darlo, si correspondiere o estuviere impedida de hacerlo. Se exceptúa de este requisito las intervenciones de emergencia”.

El Interno de Medicina y el Consentimiento Informado

En la práctica hospitalaria, el interno aplica este instrumento a los pacientes, cumpliendo una función delegada, en la medida que la responsabilidad legal le corresponde al médico tratante. Para su correcta aplicación debe tener algunas cualidades tales como el conocimiento de la historia natural de la enfermedad, el curso que esta tome en caso de no ser tratada y de las complicaciones descritas en los procedimientos para el que solicita autorización.

Una apreciación sobre la aplicación rutinaria del instrumento, nos revela que en la práctica la información que se brinda al paciente es bastante superficial y muchas veces se le hace firmar el CI sin mayores explicaciones, señalándosele que es condición para realizar el procedimiento.

Visto así las cosas, se estaría vulnerando en lo esencial el espíritu del consentimiento informado.

Imagen