Cada 12 de octubre, fecha de aniversario del Colegio “José Pardo y Barreda” de Chincha, ésta se convierte en un buen pretexto para que los que nos formamos en este centro educativo, retornemos para participar en los actos celebratorios del alma mater.

Tal vez lo que más emoción produce es el “Desfile de las Promociones”, que se desarrolla el día central. El punto de reunión es siempre el patio central del colegio, lugar donde empezamos a buscarnos los integrantes de cada promoción. No siempre es fácil reconocernos de primera intención, sobre todo con aquellos compañeros con quienes no nos vemos desde hace bastante tiempo, porque es fácil entender que el paso de los años va produciendo algunos cambios fisonómicos que modifican parcialmente nuestra apariencia.

Pero luego de reconocernos, porque existen rasgos que no cambian, nos estrechamos en fuertes y prolongados abrazos porque hemos encontrado al compañero de estudios con quien compartimos innumerables anécdotas, porque la vida es estudiante ha sido siempre la edad de oro de la juventud, de la mataperrada inocente que recordaremos siempre, de alguna jugarreta al profesor que generaba risas colectivas, de las bromas entre nosotros, etc.

Imagen

Entonces es fácil colegir los sentimientos que aflorar en las reuniones de reencuentro, que necesariamente –en estas fechas- deben terminar en algún restaurante, casi siempre campestre, donde no debe faltar la carapulcra, comida típica nuestra, acompañada de su vino tinto “de reglamento”; o para decirlo en nuestro lenguaje coloquial “un manchapecho con su sacarroncha”.

Imagen