Esa mañana al llegar al servicio para iniciar la visita médica, fuimos informados que el paciente XX había fallecido en la madrugada. Correspondía entonces llenar el certificado de defunción.

Ante la muerte de un paciente existen por lo menos 2 opciones: o se les solicita a los familiares la autorización para hacer la necropsia; o lo que es más frecuente, se le extiende el certificado de defunción, el cual es firmado por el médico tratante.

La literatura médica revela que a nivel mundial es cada vez menor el número de autopsias académicas, de manera que la enfermera del servicio, acorde con este hecho, ya nos tenía el certificado de defunción listo para ser llenado.

El correcto llenado del certificado de defunción

Procedimos a revisar la historia clínica y hacer unos comentarios sobre la causa de muerte y académicamente conversar con los internos sobre la forma correcta de llenar el certificado, sobre todo en lo referente al ítem “causa de muerte”.

Aun cuando en los estudios de pre grado se trata este tema, no es infrecuente encontrar errores sobre todo en la secuencia lógica que debe tener la denominada Causa Básica, a partir de la cual se desprende la Causa Intermedia y la Causa Terminal, afectando la estadística del perfil de mortalidad. Por esta misma razón en el propio certificado, casi a pie de página, existe la anotación que “Paro cardiaco no es causa de muerte”, considerando que muchas veces se consignaba este evento como causa básica.

Qué significa “Exitus Letalis”

Anecdóticamente, en esta conversación en el Servicio, hicimos mención del término Exitus Letalis, el cual siempre llama la atención porque parecería estar asociado a la palabra éxito; que no estaría en concordancia con el evento muerte sino más bien con el propósito de la atención médica que es la recuperación del paciente.

El concepto Exitus proviene del latín y significa “salida”, siendo que la expresión Exitus Letalis literalmente significa “salida mortal”. Su uso en medicina, sobretodo forense y legal, se utiliza para determinar que la enfermedad ha progresado de tal manera que ha conllevado a la muerte del paciente.