El caso del pescador africano aislado en el Hospital Carrión bajo la presunción de ser un caso importado de Ébola y que finalmente resultó ser una falsa alarma, está que trae cola.

Esta mañana, bastante temprano, siendo las 07:00 hs. al llegar al hospital encontramos que las medidas de seguridad implementadas por la empresa de vigilancia para el ingreso de personas se habían extremado, pues las puertas se mantenían cerradas y sólo se abrían para permitir el pase del personal que llega a trabajar a esa hora, pero que impedía fuertemente el acceso al interior del nosocomio de la gran cantidad de periodistas que se hallaban en las afueras del establecimiento.

Entre esa nube de periodistas nos llamó la atención la presencia, en las afueras del hospital, de un personaje vestido con ropa hospitalaria, al lado del presidente de la Federación Médica quien hacía declaraciones a la prensa.

El personaje vestido con lo que se supone era un EPP (equipo de protección personal) utilizado para la bioseguridad hospitalaria, mostraba al público agolpado a su alrededor que esa indumentaria no servía para proteger a los trabajadores del temible mal del èbola.

 Debe ser la oportunidad para pagar la deuda social

Ayer mismo ante la presencia del funcionario representante del Ministerio de Salud quien se encontraba en el Hospital Carrión, el sindicato de trabajadores mostraba diversas indumentarias señalando que estas no servían para las medidas de bioseguridad de los trabajadores.

Sumadas esas expresiones a las de esta mañana, encontramos que los trabajadores reclaman que la indumentaria sea realmente el EPP para casos de èbola, tal como aparecen en otros países del mundo, sobre todo donde se están manejando casos reales de èbola.

Pero ello además, sería una manera indirecta de hacer ver a la población a través de los medios de prensa, el déficit crónico de insumos necesarios para la atención cotidiana de los pacientes.

Esperamos entonces que el ministerio vea no sólo los insumos para los casos probables de ébola, pues tienen el dinero recibido en el marco de la declaratoria emergencia, sino que sea la oportunidad para pagar la deuda social con los hospitales, dotándolos de los insumos ordinarios para la bioseguridad de los trabajadores.

Lo sustancial es la calidad del triaje

Si bien es importante el tema de los EPP, que de repente hasta podría ser banalizado por el ministerio en esa lógica que les notamos, lo sustancial va a resultar la calidad del triaje que se hace en el aeropuerto, pues como señalamos en un post anterior (ver enlace) un triaje deficiente mantendrá el riesgo de aislar a casos falsos de la enfermedad y el sistema recibirá las críticas generalizadas tal como aparecieron ayer mismo en las redes sociales.