Este jueves 20 de noviembre de 2014 ha sido un día sumamente importante y trascendente para nuestra familia, pues Marlene, la hija adorada, obtuvo el título profesional de Abogado, que a Nombre de la Nación, le otorga la Facultad de Derecho de la Universidad de San Martín de Porres.

1.2

Luego de haber aprobado la sustentación.

Representa su primer gran logro tras los años de estudios universitarios, que le permitirá incorporarse al Colegio de Abogados y ejercer exitosamente la profesión.

El proceso de la tesis

Entre sustentar con expediente o hacerlo con tesis, Marlene optó por la elaboración de una tesis como trabajo de investigación.

Este proceso tiene una serie de pasos secuenciales y paralelos, que se inicia con la elección del tema, luego una profunda revisión bibliográfica, desarrollar el cuerpo de la tesis misma y finalmente la sustentación.

La hemos visto asumir este periodo con absoluta responsabilidad, buscando información en las bibliotecas, a través del internet, comprando libros, elaborando sus mapas conceptuales, diagramas de flujo con rombos decisionales y las consultas con el asesor asignado por la universidad, hasta que finalmente cuando ya tuvo fecha de sustentación, notamos que el nerviosismo iba en aumento al `punto que en oportunidades soñaba con este asunto.

En las fechas previas, vendrían los ensayos en casa tomándole el tiempo, haciéndole preguntas sobre determinados puntos que nos parecían debían ser reforzados, hasta que finalmente llegó el día esperado. Todo giraba en torno a este futuro gran evento.

El día de la sustentación

Los miembros del jurado seguían atentos la exposición tomando las notas que les servirían para las preguntas, las cuales encontraron a una Marlene sólida y coherente en sus respuestas.

Luego vendría una segunda fase, donde debía responder a preguntas de conocimiento sobre derecho, donde la sustentante coge una balota sobre la cual vendrán las preguntas. Estas también fueron absueltas de manera firme por la tesista.

Terminada toda esta fase, el Presidente del Jurado hizo sonar la campanita significando que todos los presentes éramos invitados a salir de la sala para permitir que el jurado delibere a solas y emita su dictamen respecto a la aprobación o no de la tesis.

Momentos de tensión

Afuera estábamos no solo familiares, sino compañeros de su promoción y otros futuros tesistas quienes deseaban conocer la metodología de esta forma de sustentación. Así, mientras el jurado deliberaba, nosotros esperábamos en un clima de mucho nerviosismo, pues según sus compañeros de estudios había que esperar a que sonara por segunda vez la campanita, que si ello sucedía entones estaba aprobada; pero que si trascurrido el tiempo, la campanita no sonaba, significada lo contrario, que equivaldría a volver a sustentar dentro de por lo menos 6 meses.

Relatan los jóvenes que no es inusual que el Presidente del Jurado al término de las deliberaciones para definir si aprueba o no la sustentación, no haga sonar la campanita por segunda vez, de manera que el tesista se llena de tristeza al ver como el jurado se retira del salón de grados sin que los haga pasar para explicar su dictamen.

Aprobada!!!!

Escuchar el sonido de una campanita era lo más ansiado del mundo en esas circunstancias, de manera que el ambiente explotó en una inmensa algarabía cuando ello ocurrió. Llovieron los abrazos y los ojos se nos llenaron de lágrimas de alegría. Aparecieron escenas como cuando el hincha celebra el ansiado gol de triunfo. Teníamos ya en ese momento una nueva abogada.

El Presidente invita a todos a ingresar al Salón de Grados y llama a la tesista a colocarse frente a ellos para dar su dictamen y tomarle el juramento correspondiente, escenas que testimoniamos en el siguiente video.

IMG_2045