Ayer martes 30 hemos asistido al Paraninfo del Ministerio de Salud para la ceremonia de clausura del curso sobre Ébola, desarrollado por la Dirección General de Epidemiología bajo la metodología de aula virtual, el cual contó con cerca de 6,000 participantes, incluidos varios de otros países del mundo, según se mostró en la información estadística.

IMG_2527

Recordemos que en el mes de octubre del presente año, (“En octubre no hay milagro” nos diría de Oswaldo Reynoso) se reportó en la Sanidad del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez del Callao como caso sospechoso de ébola un ciudadano de la República de Guinea, el cual fue derivado para su aislamiento en el Hospital Daniel Alcides Carrión del Callao, no obstante que –como señalamos en aquella oportunidad- (ver enlace) no cumplía los criterios clínicos ni  epidemiológicos.

Sin embargo, esta actuación del personal de salud no puede ser reprochable a la luz del contexto que se vivía en relación a la epidemia y del grado de información existente.

La epidemia está lejos de ser controlada en el “continente negro”

La cifras siguen siendo alarmantes dada su elevada tasa de letalidad que puede llegar incluso al 90%, es decir que de cada 100 afectados pueden fallecer 90.

Son pocas las enfermedades que tienen este comportamiento, lo que ha generado alarma mundial debido a que el movimiento de personas a través del mundo ha llevado casos a países como USA, España y recientemente Escocia, siendo el personal de salud el grupo de alto riesgo.

Repuestas inapropiadas

Sin lugar a dudas el temor unido a la ignorancia da margen a respuestas incorrectas como haber sacrificado a Excalibur, el perro de Teresa Romero, la enfermera afectada por el virus del ébola. Ella logró recuperarse totalmente de la enfermedad, no así su mascota a quien se le practicó eutanasia” a pesar de la protesta mundial que reclamaba el aislamiento del animal como medida epidemiológica y no el sacrificio, lo cual tenía toda la lógica científica, pues si un paciente infectado supera los 21 días entonces se le considera curado de la enfermedad, lo mismo podía hacerse con este can, además que la medida de aislamiento hubiera producido importante información para el manejo epidemiológico de las mascotas.

Falta un enfoque de interculturalidad

La población africana afectada ha visto cómo sus hogares y sus pertenencias empezaron a ser incineradas en el contexto de la lucha contra la enfermedad por virus ébola (EVE), medidas que generaron rechazo en la población por cuestiones culturales, ya que ni siquiera pueden “velar” a sus muertos, además de los efectos que tiene esta enfermedad sobre la economía de los países afectados.

Importante y oportuno

Por ello, este curso ha resultado no sólo oportuno, sino que por la practicidad para su entendimiento, permitirá que en la red nacional de salud se manejen mejor los conceptos, además que el material utilizado permitirá las réplicas e inclusive ser utilizados en los centros formadores a nivel universitarios.

IMG_2528