La amenaza privatizadora del Servicio de Ecografía del hospital (ver enlace) nos lleva a tocar un aspecto sustancial, referido a la calidad del informe ecográfico.

En el mundo médico se sabe que los informes ecográficos son operador-dependientes, es decir van a depender de ciertas variables tales como:

  1. El perfil profesional del ecografista, toda vez que al haberse privilegiado la parte comercial, están incursionando como tales no solo médicos generales, sino tecnólogos y también obstetrices.
  2. La experiencia del ecografista, derivada de los años de experiencia en este campo profesional.
  3. La formación del ecografista, vale decir dónde se han formado como tales y cómo se define la currìcula de estudios? Tal parece que muchos lo hacen a través de diplomados de unos pocos meses de duración en centros donde no está claro cómo es el proceso de acreditación que certifique la calidad de los mismos y qué instancia por parte del estado se encarga de esta acción de control.
  4. Qué Colegio Profesional debe certificarlos. Se trata acaso de un acto médico exclusivamente, o también puede ser realizado por otros profesionales, en cuyo caso también otros colegios profesionales los acreditarían como ecografistas

Entonces, en un servicio tercerizado cómo se garantiza la calidad de los informes y como se resuelven las controversias en relación a estos, porque ya nos esa pasando con los informes tomogràficos de terceros.