Este lunes 08 último he acompañado a una entrevista con el decano del Consejo Regional III del Colegio Médico del Perú a los familiares del médico serumista Jesús CAYCHO CABRERA, quien cumple su SERUMS en el Puesto de Salud Esperanza de Panaillo, Coronel Portillo, Ucayali.

Las razones de la entrevista

El doctor CAYCHO CABRERA acaba de sufrir un accidente con fractura de tibia de pierna derecha.

Lo grave del asunto es la desatención que sufre por no estar coberturado por el Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo, teniendo que vivir toda una odisea con su tragedia a cuestas con el agravante de la falta de solidaridad de los trabajadores del Hospital Amazónico de Yarinacocha, no obstante su condición de médico serumista de la zona.

El relato de una vía crucis en “el Perú Profundo”

“A las 4 pm. del 05 de junio, terminando mi jornada de trabajo para dirigirme a Yarina, lugar donde resido, tomé una motocar, de pronto empezó a llover a gran intensidad motivo por el cual la motocar solo llegó hasta el caserío 7 de junio, al no poder avanzar más por la lluvia que hacia dificultoso su avance ya que el suelo se había hecho barro.

Bajé del vehículo motorizado para poder caminar un tramo de aproximadamente 2500 metros y llegar hasta el bote, cruzar y tomar unos autos que me llevan hacia Yarina, habiendo caminado la mitad del tramo  resbalé y perdí el equilibrio, y sentí un gran dolor en mi pierna derecha, caí al piso sin poder mover esta pierna.

Con la lluvia encima y con el piso resbaloso pedía ayuda hasta que dos pobladores de la zona se acercaron para auxiliarme, me llevaron hacia el bote para poderme llevar hacia Yarina. Los botes se encontraban sin gasolina y ninguno de ellos estaba en capacidad de llevarme sin embargo con la lluvia encima uno de ellos fue y trajo gasolina e iniciaron mi traslado hacia Yarina, lamentablemente a mitad de camino se malogró el bote y me tuvieron que trasladar a otro bote llegando con intenso dolor y  de noche  a las orillas de la laguna.

Se comunicaron con la policía y los bomberos para que me ayudaran a trasladar hacia el nosocomio más cercano, esperando cerca de 20 minutos más hasta que llegaron y me trasladaron al hospital Amazónico de Yarinacocha donde me ingresaron por emergencia  sin recibir atención inmediata pese al intenso dolor que refería.

Tuve que esperar cerca de 30 min. más para recién recibir atención por parte del personal del nosocomio, por encontrarme solo sin familia no me podían colocar analgésico alguno porque tenía que ser comprado y además referían que estaban en cambio de turno, supliqué que me pusieran algo para el dolor y por fin accedieron a mí petición, me colocaron una vía y aplicaron analgésicos, me llevaron a tomar unas radiografías donde apareció fractura de tibia, el traumatólogo de guardia indicó hospitalización e intervención quirúrgica.

Ningún personal de mi red se acerco a informarse sobre mi situación, mis padres llegaron (desde Lima) a las doce del medio día aproximadamente al Hospital Amazónico de Yarinacocha donde le informaron que me tenían que intervenir quirúrgicamente pero que no había los materiales adecuados para efectuarse el procedimiento, mis padres deciden sacarme del nosocomio y ser operado independientemente por medios particulares. Fui intervenido el día sábado 6 de junio del 2015 a las 4 pm y dado de alta el día 7 de junio a las 4 pm aproximadamente”.

Algunos puntos a analizar en esta tragedia

a) Falta de cobertura del Seguro Complementario de Trabajo de Riesgo.

Todo serumista debe viajar cubierto por este seguro, sin embargo, en razón a que todavía no cobraba su primer sueldo no aparece en planilla, por lo que resulta siendo desconocido en el sistema.

Se supone que la cobertura debe regir desde el primer día del SERUMS.

b) La indiferencia del MINSA

La familia ha acudido al MINSA, donde no han dado una solución al problema, quedando en la práctica en total abandono.

El traumatólogo que lo ha operado le da descanso médico, pero después del día 20 del descanso debe pasar a ser subsidiado por el EsSalud, en cuya base datos no aparece.

c) La indiferencia del personal del Hospital Amazónico

Cómo es posible que el personal del Servicio de Emergencia NO ATIENDA a un paciente con fractura de tibia y le aplique un analgésico sólo después de 30 minutos de dolorosa súplica.

Qué pasa entonces con los trabajadores de salud, porque además le dan una receta “para que compre el analgésico”, sin tomar en cuenta que el paciente está solo, fracturado y con dificultades para moverse por tener precisamente una fractura en la pierna.

d) ¿Por qué no fue operado en el hospital Amazónico?

Teniendo el diagnóstico de fractura de tibia debía ser intervenido quirúrgicamente de inmediato, lo cual no se pudo realizar en este nosocomio “por no tener materiales adecuados para realizar este procedimiento”, debiendo el colega médico Caycho Cabrera que esperar la llegada de sus padres desde Lima para poder pagar la operación en un establecimiento privado donde le cobraron S/.4,000.00  nuevos soles.

Qué pasaba entonces si no llegaban sus padres y/o no podían pagar esta atención en un establecimiento privado?

El apoyo del Consejo Regional III

Diríamos que “felizmente” sigue perteneciendo al Consejo Regional III de Lima, por esta razón hemos conversado con el Decano, Dr. Villanueva quien está interponiendo sus buenos oficios para que sea coberturado por un seguro que este Regional tiene con Seguros Rímac, lo cual desde ya agradecemos.