El grato acontecimiento de encontrarme con las doctoras Matilde Echevarría y Rosita Acevedo 2 dilectas amigas y excelentes profesionales en el Centro de Salud hizo que ayer rápidamente colocara una nota en el Facebook que bien merece un post adicional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Había acudido a este establecimiento ubicado en la Ciudad del Pescador con un grupo de alumnos de medicina de la Universidad de San Marcos para desarrollar actividades programadas en el curso “Gerencia en Salud” que es uno de los últimos cursos de carrera pues el próximo año harán el internado y luego de ello vendrá el SERUMS, servicio que generalmente lo hacen en provincias por espacio de 1 año, pero ya en condición de médicos colegiados.

Justamente este curso capacita al alumno para gerenciar establecimientos y servicios de salud, que es el reto que tendrán como serumistas en su primera experiencia como profesionales de la salud liderando establecimientos de Nivel I como son los Centros de Salud en los que desarrollarán actividades preventivo promocionales y recuperativas a la población.

Los gratos recuerdos de la Facultad de Medicina

La presencia de los estudiantes sirvió de marco para la conversación con las doctoras Matilde y Rosita en este Centro de Salud de Bellavista. Muchas anécdotas de la época de estudiantes. Con Matilde estudie Pre Médicas. Rosita es unas promociones después.
De la biblioteca Gutenberg a la Biblioteca Virtual

Comentábamos las diferencias de época para el estudio de medicina, poniendo como ejemplo la búsqueda de información científica en la biblioteca, que cuando necesitábamos un libro muy solicitado por la promoción, debíamos anotarnos en una lista y estar atentos a que lo devolvieran para recibirlo en préstamo por un máximo de 2 días, No había fotocopiadoras como ahora.

Esto nos llevaba a pasar muchas horas en la biblioteca de San Fernando estudiando en una biblioteca inmensa con libros de todas las épocas.
Ahora la realidad es otra porque a través del internet es posible acceder a la información proporcionadas por las bibliotecas virtuales.

Recordando a Don Carlos Lanfranco

Para quienes hemos estudiado la carrera de medicina en San Marcos, ha sido una experiencia inolvidable haber tenido como profesor al doctor Carlos Lanfranco, figura epónima de la medicina peruana.

Justamente tanto Matilde, Rosita y yo habíamos llevado los cursos de semiología y clínica médica con este ilustre maestro y comentábamos a los alumnos allí presentes muchas de las anécdotas de esa época, todas ligadas a la rigurosidad de la enseñanza de los docentes de la época.

Les comentábamos también que los conversatorios clínicos en el aula Sergio Bernales se hacían con la presencia física del paciente a quien había que examinar en esas circunstancias.

Era interesante ver cómo estas anécdotas nos generaban mucha emoción porque volvíamos mentalmente a nuestras épocas de estudiantes de medicina, pudiendo percatarme que los alumnos al ver nuestras expresiones compartían sanmarquinamente nuestra alegría.

Un llamado a fortalecer el eje ético

Conversamos también con los alumnos el tema de la ética en medicina. Tanto Matilde como Rosita reforzaban en el seno de la conversación la importancia del eje ético, señalando que a pesar de la fuerte influencia de la economía de mercado en la salud, el médico de privilegiar la ética en sus labores cotidianas.

La preminencia del método clínico

Es un hecho notorio que el veloz desarrollo tecnológico en medicina de alguna manera ha ido afectando al método clínico clásico, esa forma de razonar que aprendimos en la escuela de medicina donde era indispensable ser buen semiólogo, hacer un acucioso interrogatorio y un meticuloso examen clínico para acercarnos al diagnóstico.

Ahora los tiempos son otros y los estudiantes reciben la influencia de los nuevos paradigmas que lleva a los médicos a privilegiar la tecnología dejando de lado muchas veces la clínica, esperando que sean los llamados “exámenes auxiliares” los que permitan el diagnóstico. Así por ejemplo, ante cualquier dolor abdominal se piensa primero en la ecografía antes de haber evaluado clínicamente al paciente. Esa manera “moderna” de actuar en la medicina tiene su lado positivo pero también negativo.

Le decíamos a los estudiantes que durante su SERUMS en lugares distantes “del Perú Profundo” no tendrán el acceso a la tecnología que existe en los grandes hospitales, por lo que deben capacitarse para solucionar problemas de salud mejorando su performance clínica.

Palabras finales

En fin ha sido una reunión para el recuerdo, tanto para nosotros como para los estudiantes porque esta conversación permitió no solo el intercambio intergeneracional en la enseñanza de la medicina, sino mostrar las relaciones cordiales que debe tener el médico con sus colegas.