Ella ya no comparte físicamente nuestro espacio familiar, pero se mantiene vigente para todos los tiempos en la memoria de los que la amamos. Hace 2 años justamente un 13 de mayo, partió al lado de mi padre.

Al empezar a escribir esta nota en su recuerdo y en su homenaje, de pronto me vino a la memoria mi época de estudiante universitario. Yo vivía en un cuarto en los Barrios Altos cerca al hospital Dos de Mayo donde, aprovechando la cercanía acompañaba a los médicos en sus guardias con lo cual iba perfilando mi formación clínica.

Los fines de semana obligatoriamente en Chincha

Los fines de semana era obligatorio viajar así apuradito a mi Chincha querida para estar con mis padres y mis hermanos. Creo que ella asumía que yo no comía lo suficiente acá en Lima en esa época, no obstante que le decía que ingería mis alimentos en el comedor de estudiantes de la calle Cangallo, aunque nunca le dije que cariñosamente los usuarios del mismo le llamábamos “la muerte lenta”, el cual a pesar de las crisis que le afectaba siempre procuraba mantener un estándar aceptable para las necesidades nutricionales de los estudiantes.

Mis desayunos y almuerzos domingueros

Recuerdo que aquella mañana, como todos domingos ella me tenía listo un tamal de tamaño moderado que solía acompañarlo con un bisteck de cerdo que freía mi padre y sus yucas sancochadas “de reglamento”. Como puede verse, asumía que yo andaba con déficit nutricional, de ahí que procuraba en un día “nivelarme” para toda la semana. Ya ni les cuento lo del almuerzo que también parecía pantagruélico, pero así era mi madre.

Resulta que uno de esos domingos, luego del almuerzo empecé a tener un dolor abdominal agudo de moderada intensidad ante lo cual opte por tomar el ómnibus con destino a Lima, bajándome en el hospital Dos de mayo, a donde ingresé por la puerta del Servicio de emergencia.

En la Emergencia.

Al ingresar, una de las primeras personas con las que me encontré fue con la enfermera de turno, quien me reconoció inmediatamente y al verme encorvado con las manos en la parte inferior derecha del abdomen, a la cual conocemos como “fosa iliaca derecha” me dijo que le parecía un dolor abdominal. Obvio dije para mis adentros pues mis manos están en esa zona en instintiva posición antálgica (que comes que adivinas).

No te preocupes, voy a llamar al doctor Aldana que está de turno agregó. Él era el residente de cirugía que estaba de guardia, con quien felizmente nos conocíamos porque yo era un practicante asiduo de la Emergencia.

El doctor llegó presuroso, me hizo una rápida anamnesis y procedió al examen clínico. Luego de los cual me debía dar su impresión diagnóstica. Yo la miraba con mucha preocupación y él concluye: “Castro, es una apendicitis y hay que operarte ahora mismo”. Mi cabeza empezó a bullir de un mar de cosas y creo que bien podría ahora en tiempos de las redes sociales, colocar uno de esos emoticones de preocupación o de llanto.

La enfermera que habría estado en todo el momento del examen al lado del cirujano, le preguntó si había que prepararme. Claro, le contestó él, mirándome con una sonrisa malévola al tiempo que se frotaba las manos. La enfermera casi pinchándome la nariz con su dedo índice me dice “te voy a poner un enema”,

Se imaginan cómo habría estado yo ese momento, pensando un millón de cosas. Pero tomé una actitud serena y me hice una pregunta desde la racionalidad médica: ¿Que tal si no es apendicitis? Mi formación médica a esa fecha ya me había enseñado que hay diagnósticos diferenciales, es decir que semejan un cuadro clínico que no necesariamente es.

Me palpe el abdomen, tal como lo había aprendido de los grandes cirujanos que tenía el Dos de Mayo, como el profesor Bambaren Chiri por mencionar solo a alguno de ellos, buscando si realmente existían los signos característicos de apendicitis aguda, tratando de negarlos inconscientemente, no obstante que sabía que bien podía tratarse incluso del Síndrome Mínimo de Ivanissevich que iba con apendicitis aguda.

Una decisión arriesgada

No había otra, ya la enfermera preparaba su enema y me miraba pícara y sonriente de reojo. El técnico ya se aprestaba a rasurarme la zona operatoria. Es decir, todo se estaba haciendo de acuerdo al protocolo pre quirúrgico. Pero mi cerebro seguía dando vueltas al asunto porque no estaba totalmente convencido del diagnóstico que había hecho el cirujano, ante lo cual opté por tomar una decisión bastante ariiesgada..

Le dije a la enfermera: un favor Carmencita, permíteme ir al baño porque esta noticia me ha llenado la vejiga, Porfa, regreso al toque. Ella accedió, agregando, “pero no te demores que la sala de operaciones está desocupada”.

Al salir del baño, yo ya estaba casi convencido que no era un cuadro apendicular clásico, ante lo cual me dije: “Soy fuga” y así subrepticiamente me dirigí hacia otra puerta, pues ese hospital lo conocía al dedillo y salí con destino a mi cuarto de la calle Tarata, a escasas dos cuadras del hospital, donde me puse (yo mismo) bajo observación clínica, pensando por supuesto en retornar a la Emergencia si la evolución clínica así lo ameritara.

Al volver al hospital

No regresé porque los síntomas fueron cediendo. A los días, estando en clases en el aula Sergio Bernales del hospital me topé con la enfermera que me había atendido en la emergencia, quien me llamó severamente la atención. Yo acepté un poco cabizbajo todo lo que me decía pues estaba en falta ante ellos, pero mi respuesta fue dar unos saltitos en el piso diciéndole “pero ya vez que no era apendicitis”. Pero y si hubiera sido me contestó elevando el tono de su voz a la vez que agitaba sus manos, te podías haber complicado, etc. Bueno pues dije, c’est la vie (así es la vida). La clínica manda decimos los internistas.

En Chincha a la semana siguiente

A la semana siguiente al llegar a mi casa en Chincha le conté a mi madre lo sucedido, pero así suave nomás para que no se preocupara. Le dije que había tenido un dolor de barriga por comer mucho y que en la Emergencia del hospital me habían puesto una inyección con lo cual me pasó todo el problema. Se imaginan la cara que habría puesto si le contaba la verdad. Bien dicen que hay mentiras piadosas.

Bueno, esta vez te voy a servir un poco menos sentenció. Pero “ese un poco menos” era como decían allá: “para llenarte el buche para una semana”.

Así era mi madre. Ese es uno de los recuerdo que tengo de ella y de su preocupación por mi persona, lo cual solía repetir cuando iba con mis 2 menores hijos a verla, a quienes también les daba su tamal y mi padre le freía un bisteck de carne de cerdo.

Madre, te tenemos presente para toda la vida. En lo personal, siempre agradecido por las atenciones que me diste y por los valores que me inculcaste.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Estando a la programación de las actividades conmemorativas del 467° aniversario de nuestra universidad Decana de América, ayer hemos asistido a la presentación de nuestra laureada actriz Del­fina Paredes en su unipersonal denominado “Ya va a venir el día. Poesía de Vallejo”.

Como era de esperarse, el Auditorio Ella Dunbar Temple de la ciudad universitaria se encontraba completamente lleno, principalmente de jóvenes estudiantes, lo cual le daba un aire especial.

Ya va a venir el día

Recordemos un fragmento del poema “Los Desgraciados”

Ya va a venir el día; da
cuerda a tu brazo, búscate debajo
del colchón, vuelve a pararte
en tu cabeza, para andar derecho.
Ya va a venir el día, ponte el saco….

El centenario de “Los heraldos negros”

Al final de esta grandiosa presentación, notando un auditorio emocionado, Delfina nos dice que “Vallejo fue sanmarquino” y nos invita a los asistentes a subir al escenario para acompañarla a recitar los Heraldos Negros, recordándonos que este año se celebran los 100 años de esta obra poética..

Ante esta invitación, vino a mi memoria los años de mi infancia en la Escuela Primaria 563 de mi natal Chincha, donde solía declamar en las distintas actividades del colegio, pero entendía también que “estaba fuera de forma” y que podía -después de tantos años- no recordar completamente las letras de esta obra cumbre de Cesar Vallejo.

La muerte del médico serumista Luis Felipe Vásquez López nos debe llamar a reflexión.

En general, qué difícil es aceptar la muerte de un joven lleno de ilusiones, deseo de desarrollarse en una profesión que recién comenzaba a ejercerla.

Entendemos por ello la tristeza de sus padres, familiares y amigos de Luis Felipe Vásquez López, y en general de toda la sociedad, porque un joven médico que terminando el Servicio Rural (SERUMS) pierde la vida fatídicamente en un accidente mientras se trasladaba en la ambulancia del establecimiento de salud en cumplimiento de sus funciones.

Cómo se asume esta pérdida?

Esta trágica pérdida no puede ser parte de la estadística de profesionales de la salud que cada año fallecen en circunstancias similares. Por ello, las condiciones en que se desarrolla el SERUMS deben revisarse y acaso eliminar esta forma de “pago” que el estado hace por haberse formado como profesional de la salud, no obstante que también es obligatorio para quienes egresan de universidades privadas. El estado no puede seguir utilizando a serumistas como “parches” de una desatención histórica del sistema sanitario.

Héroes de la Salud Pública

Ya anteriormente hemos reclamado en nuestro blog que los colegas fallecidos en cumplimiento de sus funciones deben ser reconocidos como “Héroes de la Salud Pública.” (leer)

Este hecho que enluta también a la profesión médica ha servido para que otros colegas coloquen sus opiniones en las redes sociales. Transcribimos parte de algunas de estas publicaciones.

ALTAVOZ:

Una vez más, la muerte de un joven médico que cumplía el Servicio Rural Urbano Marginal de Salud – SERUMS, enluta a la comunidad médica del Perú y pone en el ojo público las condiciones en las que jóvenes médicos ejercen su labor.

La muerte de quien fue identificado como Luis Felipe Vásquez López se produjo el sábado pasado, después de que la ambulancia en la que se movilizaba cayera por un abismo en un viaje de Trujillo a Buldibuyo, Pataz, en la sierra de La Libertad.

Vásquez López terminaría su SERUMS la semana entrante.

Producto del accidente, también falleció el chofer del vehículo, identificado como Yordi Guzmán Melgar. Además, otro de los médicos serumistas también quedó herido, Jancarlo Lacio Alvarado.

Lacio Alvarado, quien era el médico serumista entrante, fue trasladado al Centro de Salud de Chagual, donde es atendido por múltiples fracturas.

Antonio M Quispe

 “Un serumista muerto más: Pero a qué autoridad le importa no?

Todos los años las autoridades del Ministerio de Salud cuentan serumistas muertos y la comunidad médica se una a la maldita rutina de pésames y plegarias hipócritas que por haber sido tantas veces escritas, no suenan originales sino groseras…

En esta oportunidad TODOS lamentamos la muerte del Dr. Luis Felipe Vásquez López (serumista saliente), el chofer Don Jordi Guzmán Melgar y las heridas del Dr. Jean Carlo Lázaro Alvarado (serumista entrante) que se salvó de morir con ellos. Y porque las estadísticas no mienten se espera este año que dos o tres serumistas más mueran a vista y paciencia de todos, para empezar esta rutina absurda e indolente, sin que el “lavado de manos” de siempre permita que se haga algo concreto…

En simple: HAGAMOS ALGO COLEGAS!!! Las iniciativas ya empezaron, aisladas pero suman. Los médicos jóvenes ya se están organizando, se han escrito manuales de serumistas, hasta libros sobre cómo sobrevivir al serums y una serie de investigaciones ya se han empezado, todas con el objeto de prevenir al menos una muerte más. Pero este largo camino recién empieza y tomará su tiempo pero con fe y porque realmente vale la pena, el cambio llegará…

QEPD los fallecidos y que QEPD los que morirán este año y los que vienen gracias a ese maldito SERUMS que ha vista y paciencia de nuestras autoridades sigue cobrando vidas!!!

José Otiniano

Se acaba de rescatar a un sobreviviente un doctor Jancarlo Lacio Alvarado Serumista que iba a trabajar en el distrito de Buldibuyo, provincia de Pataz. Está en la posta de Chagual, la misma que no tiene ni un médico, ni infraestructura adecuada para atenderlos. Felizmente han venido otros médicos de Vijus. El accidente ha sido a 10 minutos de Chagual, bajando por las curvas de Chagualito.

Oscar Munive Morales  ¡¡¡DR LUIS VÁSQUEZ LÓPEZ PRESENTE!!!.

No es correcto odiar o ser rencoroso pero, como cuesta asimilar la desidia del estado con las ya frecuentes muertes de médicos cirujanos.

Mi pésame a los familiares del fallecido colega en un accidente con la ambulancia del MINSA a una semana de la culminación del Serums.

En el mismo vehículo se encontraba el Dr. Jancarlo Lacio Alvarado quien sería el nuevo serumista en ese establecimiento de salud.

Ya no es noticia que algún médico muera durante el Serums o labor asistencial en el Perú, ya no es novedad que una esposa quede en abandono o que una madre llore los restos de su hijo muerto en labor asistencial.

Los que le quedamos no podemos ser observadores y menos cómplices del silencio inerte de las autoridades o de nuestras instituciones gremiales sea Sinamssop e o FMP en MINSA.

No deseo odiar pero me gana la indignación al observar cómo el estado trata a sus médicos.

 

Protesta contra fallo de la Fiscalía 
y solidaridad con el Dr. Luis en México

abril 7 2018 14:11

Médicos y profesionales del sector Salud van a salir a las calles a protestar en 70 ciudades del país, luego de que la Fiscalía de Oaxaca acusara de homicidio doloso al doctor Luis M., tras la muerte de un niño de tres años por presunta negligencia médica.
El incidente ha hecho que los médicos opinen que acusar a un doctor de homicidio intencional puede sentar un precedente legal “muy peligroso” contra el gremio.

Los hechos

Los hechos sucedieron el pasado 27 de noviembre de 2017, cuando el menor Edward L. T. llegó a una clínica particular de la colonia Reforma, en la capital de Oaxaca, para ser operado del brazo izquierdo tras una caída y horas más tarde falleció, al parecer, por una reacción alérgica a la anestesia.

El fiscal general de Oaxaca, Rubén Vasconcelos, dijo el pasado 6 de abril que la Fiscalía considera que existen elementos de prueba suficientes para sostener que el traumatólogo tratante, el doctor Luis M., incurrió en homicidio intencional, con agravante de responsabilidad médica, por lo que el responsable de aplicar la anestesia al menor está en prisión preventiva, luego de que un juez lo vinculara a proceso.

Rubén Vasconcelos explicó que la Fiscalía a su cargo consideró que existió un “dolo eventual” en el caso. Esto eso, que el médico no tomó todas las medidas de precaución necesarias para evitar la muerte del menor.

El cargo: “Dolo eventual”

El fiscal explicó “una persona comete dolo eventual cuando sabe del riesgo que corre una persona ante ciertas circunstancias y no toma las medidas debidas para evitar un mal o un daño a las personas”, y que el médico contaba con conocimiento de sus actos, según información de La Jornada.

El doctor acusado puede enfrentar una condena de entre 8 y 20 años de ser encontrado culpable.

“Sentaría un precedente legal muy peligroso contra los médicos”

Ante la acusación por homicidio doloso, diferentes organizaciones que aglutinan a profesionales de la salud, como YoSoyMédico17 y el Movimiento 22 de Junio, rechazaron que los médicos ocasionen la muerte de un paciente de manera intencional, por lo que exigieron que se rectifique la tipificación del delito que se le imputa al doctor Luis M, y que sean peritos especialistas en medicina los que realicen las investigaciones del caso para determinar responsabilidades.

“La intención del médico no era que el niño muriera, era que se recuperara. Se siguieron todos los protocolos médicos, el peritaje no puede estar sesgado de un lado ni de otro”, expusieron en una rueda de prensa doctores del Colegio de Cirujanos Ortopedistas de Oaxaca, publicó el portal NVI Noticias.

“La acusación por homicidio doloso, de prosperar, sentaría un precedente legal muy peligroso para los médicos, puesto que ya tranquilamente se nos puede acusar de asesinato intencional ante el fallecimiento de un paciente”, dijo en entrevista con Animal Político la doctora Miroslava Solórzano del Movimiento 22 de Junio.

Premisa: El hospital no contaba con Unidad de Terapia Intesiva

En cuanto a las palabras del fiscal Vasconcelos, quien expuso que el doctor Luis M. debió haber tenido en cuenta que en el hospital donde laboraba no había unidad de cuidados intensivos, Solórzano respondió que la mayoría de hospitales no tienen esa unidad de terapia intensiva.

“Usar como agravante que el hospital no tenía unidad de cuidados intensivos es ridículo. El 90% de los hospitales en México no tienen terapia intensiva. Y el 100% prácticamente de los hospitales públicos no tienen lo necesario para trabajar”, planteó la doctora.

“Entonces, bajo esa premisa ya no vamos a atender a nadie, porque el médico puede alegar que si no tiene lo necesario puede incurrir en dolo eventual y lo pueden acusar de homicidio calificado”, añadió.

Opinión del Colegio de Cirujanos Ortopedistas de Oaxaca

El Colegio de Cirujanos Ortopedistas de Oaxaca, exigió a las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado, que realice las investigaciones pertinentes y que sean peritos especialistas en medicina los que lleven el caso.

Pidieron se rectifique la tipificación del delito que se le imputa al médico especialista en ortopedia con posgrado en ortopedia pediátrica y quien fue detenido como presunto responsable de la muerte del menor. (ver enlace)

Marchas en 70 ciudades

El movimiento #YoSoyMédico17 convocó a través de su perfil de Facebook marchas en 70 ciudades en apoyo al doctor Luis M. y para exigir mejores condiciones e insumos en los centros de salud públicos.

En la Ciudad de México la convocatoria es a las 9 de la mañana. La marcha saldrá del Ángel rumbo al zócalo capitalino. En Acapulco, Guerrero, la manifestación partirá desde el asta bandera hasta el zócalo; en Cancún, saldrá del cruce de la avenida Bonampak y Nichupté; en Ciudad Juárez, saldrá del Hospital General; en Cuernavaca, de la Avenida Plan de Ayala; en Guadalajara, de la Glorieta de los Niños Héroes; en Hermosillo del Museo de la Unisón.

coaxaca

 

Cuando publique en mi muro del Facebook una nota acompañada de fotos de la ceremonia realizada este jueves 22 del presente en el auditorio principal del Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión, no imaginé la cantidad de comentarios que recibiría sobre este acontecimiento.

Debo agradecer a la administración del hospital, al Departamento de Medicina, al Departamento de Enfermería y a los compañeros de trabajo presentes en este reconocimiento a mi persona en el término de mi actividad laboral al servicio de la Nación en mi condición de servidor público.

El ciclo laboral

En la administración pública, esa honrosa estructura a través de la cual el Estado cumple sus objetivos, se establecen a través del Decreto legislativo N° 276 las causas para el cese definitivo de un servidor (Artículo 35, a).

Mientras recibía este cariñoso reconocimiento, mi memoria era asaltada por el recuerdo de aquellos momentos cuando hice mi ingreso a la administración pública allá por el año 1982.

Les decía a los colegas y amigos que, lógicamente cuando ingresamos nadie piensa en el retiro porque se trata de un futuro bastante lejano del cual no tenemos ni la más remota idea, pero que cuando llega, lo vemos como los nuevos presentes que iremos asumiendo en nuestra cotidianeidad, porque cada momento de la vida debe ser abordado como nuevas circunstancias que llenarán las 24 horas de cada día.

El tránsito por otros hospitales

Me encuentro también eternamente agradecido con los compañeros del Hospital San Juan Bautista y de la Red de Servicios de Huaral, donde me desempeñé como Director y con los cc del Hospital de Ventanilla donde también tuve el alto honor de dirigir el establecimiento, quienes a través de las redes sociales me han hecho llegar sus saludos.

Un nuevo comienzo

Decía en mi alocución de despedida que “el duende seguirá caminando” en referencia a que mantendremos el dinamismo y la línea de mi blog “El duende que camina”.

A manera de palabras finales coloco lo que decía la doctora Daicy Sáenz en el almuerzo que me hicieron los colegas del Servicio de Medicina: “Este momento más que un final es un nuevo comienzo”.

¡¡¡Gracias totales!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Los días 1 y 2 del presente mes de marzo se viene desarrollando en el Hotel Meliá de nuestra capital, la Jornada Internacional de Simulación Clínica y Recursos de Aprendizaje organizada por la Asociación Peruana de Facultades de Medicina, ASPEFAM.

Qué es la simulación clínica?

La simulación es un método utilizado en la formación de los profesionales de la salud que consiste en situarlos en un contexto que imite algún aspecto de la realidad, similares a las que deberá enfrentar con individuos sanos o enfermos.

Tiene el propósito de ofrecer al alumno la oportunidad de realizar una práctica análoga a la que deberá afrontar en su interacción con la realidad, y permite acelerar el proceso de aprendizaje contribuyendo a elevar su calidad.

Primum non nocere

Uno de los principios de la medicina desde sus orígenes consiste en procurar los mejores medios para atender la salud del enfermo, evitando se produzcan eventos adversos. Así desde la época del padre Hipócrates nos guiamos por la expresión latina “Primum non nocere” que significa “lo primero es no hacer daño”.

Justamente el uso de simuladores permite en las actuales circunstancias, impulsado por el intenso desarrollo tecnológico, cumplir este principio, al crear escenarios guiados y controlados por complejos sistemas de videos y cámara, imagen y voz; datos de software y hardware.

Utilización de los simuladores

La formación del médico ha sido clásicamente desde sus orígenes al pie de la cama del paciente guiados por su tutor, de quien adquiere por imitación un conjunto de competencias que empleará ya como profesional, “cuando esté en la cancha”. Esta formación tiene componentes cognitivos, procedimentales y afectivos.

El uso de simuladores no reemplaza a la clínica ni elimina metodologías tradicionales. Su mayor aplicación ha estado orientado a los aspectos procedimentales, al desarrollo de habilidades motoras, pero justamente ahí está el papel de los tutores, quienes en el uso de esta interesante metodología educativa deben hacer énfasis en los aspectos cognitivos que permita a los alumnos mediante el razonamiento, entender mejor el sustento de los aspectos prácticos; considerando además el cumplimiento de los principios bioéticos durante la realización de las diferentes técnicas de simulación.

 

La simulación como método de enseñanza y aprendizaje. http://www.bvs.sld.cu/revistas/ems/vol9_1_95/ems03195.htm

Simulación clínica: una estrategia de aprendizaje y enseñanza en el pregrado. http://www.elsevier.es/es-revista-educacion-medica-71-avance-simulacion-clinica-una-estrategia-aprendizaje-S1575181317301614

 

 

Hace unos días coloqué en mi muro de Facebook la siguiente imagen donde se aprecia a los Internos de Medicina con quienes pasaba la visita médica, concentrados, con la mirada puesta sobre sus celulares.

internos con smartphones.pain

Casi inmediatamente empezamos a recibir una serie de comentarios, de los cuales hemos seleccionado algunos que trascribo:

Pésimo. El paciente necesita respeto

Ninguno contempla o conversa con el paciente…es la deshumanización del trato al doliente paciente…es penoso y denigrante actitud de los jóvenes de hoy

Hace años me enseñaron que la semiología y la anamnesis eran básicos para el diagnóstico, ahora la tecnología hace que se olviden del respeto al paciente

Es una pena que la persona por la que están allí, ni siquiera la tomen en cuenta. Y después no saben porque se habla de deshumanización con los pacientes. Y ¿dónde quedo la clínica? Es una lástima.

Tratando de entender estos comentarios, asumimos que ello se debía probablemente a las crítica universal que se viene dando por el uso poco racional de los celulares, que ha variado sustancialmente la relaciones interpersonales en el hogar o inclusive con los jóvenes con quienes antaño mantenían fluidas conversaciones que expresaban una forma de comunicación e integración entre los miembros del mismo grupo, pero que ahora en esas mismas circunstancias todos están concentrados en sus respectivos celulares, despersonalizando una necesaria comunicación.

En ese orden de ideas, entendemos que es la apreciación que de primera intención puede aparecer al no tomar en cuenta el contexto de esta foto; pero de seguro, si explicamos las circunstancias en que los internos aparecían con los celulares en mano, entonces la apreciación es diferente.

El contexto de la foto

Luego, también aparecieron otros comentarios:

  • Cuantas “deducciones” pueden sacar de una sola foto, cuanta imaginación tienen. Más de una vez he pedido a mis internos que calculen tal o cual score y lo hacen en una app, son otros tiempos, hay que adaptarse. Adaptarse es lo que ha hecho la humanidad desde siempre, y como siempre los cambios son mal vistos al inicio.
  • Según veo no conocen como se pasa visita en el Carrión, se pasa en ronda, el interno presenta al paciente y luego se discute el caso, durante esa discusión se puede evaluar información, scores y fórmulas médicas que desde mi punto de vista es válido buscar en el smartphone en ese contexto de educación médica.
  • Es sólo una foto, un segundo de todo el día, muchos ya opinan que esos internos ni examinan al paciente viendo una foto, mucha imaginación. Una foto tergiversa tantas cosas, el uso de tecnología no quita el examen físico que se hace, en la visita uso aplicaciones médicas, de terapéutica, y que tal si en la foto expuesta el caso era así.
  • Buscar en ese momento por ejemplo si carbapenem solo o carbapenem más aminoglicósido tiene mayor evidencia, buscar esa duda en ese momento en el smartphone en una aplicación creo que tiene más beneficio que daño, en estos días donde la información cambia a diario, creo que no hace daño buscar evidencia in situ, no sé dónde está la falta de respeto… La tecnología está ahí a la mano, si buscas en Google ahí está lo malo, pero si estas usando medscape, uptodate, sanford, pubmed, está bien creo yo, depende de nosotros darle un uso adecuado a la vorágine de información que ahora hay a la mano… Pues de aquí a 20 años, seguramente veremos las placas o them, haremos recetas en pads y no creo que eso sea falta de respeto… Pues en otras latitudes ya se hace… Incluso se hace tele medicina con el paciente, viendo tomografías… Haciendo interconsultas en línea… Somos parte de un gran cambio, hagamos lo mejor posible en cuanto al uso de esos cambios y no hacer escarnio de algo que no sabemos en qué contexto se dio.

El mundo de las TIC y Aprendizajes en la Educación Superior

Hemos revisado alguna información acerca de la importancia de los smartphones y el acceso en línea a internet a través de esto llamados teléfonos inteligentes, que permiten por ejemplo ingresar desde el celular a la Biblioteca Virtual en Salud (BVS), superando la era de la Biblioteca Gutenberg basada en los libros impresos.

Así tenemos que, en la conferencia “Las TICS en entornos de aprendizaje en Educación Superior ¿alguna novedad?” (1) la Dra. Carmen Sarabia Cobo, docente de la Universidad de Cantabria, España destacó que los jóvenes de hoy aprenden y procesan de manera distinta a las generaciones anteriores, con un nuevo estilo de aprendizaje. Hecho que es materia de estudio importante para distintos investigadores del mundo.

Para referirse al desafío educativo del siglo XXI citó al filósofo, pedagogo y psicólogo estadounidense John Dewey: “Si enseñamos a los estudiantes de hoy como enseñábamos a los de ayer, les privaremos del mañana” frase que encierra la necesidad de los nuevos tiempos, especialmente para la generación nativa digital.

(1) Conferencia “TIC y Aprendizajes en la Educación Superior”  http://www.upch.edu.pe/faedu/index.php/noticias/1143-conferencia-tic-y-aprendizajes-en-la-educacion-superior