La rápida irrupción de la tecnología en la docencia ha llevado considerar que siempre es preferible hacer la clase utilizando el proyector multimedia (data show dirían algunos), lo cual colocaría en el rincón de los recuerdos a la histórica pizarra y la tiza o el plumón si esta es acrílica.

Creo que esta idea puede ser reduccionista y tiene varios riesgos. Por ejemplo, que la diapositiva este mal diseñada y no sea atractiva para la lectura; o que no se utilicen adecuadamente los contrastes entre el color de las letras y el fondo de la diapositivas; pero que además que el docente se convierta en un lector de diapositivas y que ello lleve al aburrimiento de los estudiantes.

Además que pasa por ejemplo si la clase ha sido preparada en power point y por alguna razón el proyector no está operativo, o igualmente si se va el fluido eléctrico, entonces ello puede llevar a situaciones incómodas, que obliga a hacer un manejo de la contingencia.

El valor de la pizarra

Si bien es cierto que el proyector multimedia tiene sus indicaciones, sobre todo en auditorios grandes, la histórica pizarra permite una mejor interacción con los estudiantes y permite al profesor demostrar que conoce el tema, desarrollando la clase de manera bastante dinámica.

Mejor si la pizarra es utilizada para pequeños grupos donde la la actividad docente es bastante dinámica, dialogada e interactiva, permitiendo en este contexto hacer ilustraciones didácticas manuales en el proceso mismo del desarrollo de la clase.

Pizarra.jpg

El uso de los smartphones

El advenimiento de la tecnología resulta interesante, más aun cuando el docente y los estudiantes cuentan con smartphones, porque estas pequeñas computadoras permiten el acceso a algunas aplicaciones de mucha utilidad.

Justamente, esta tarde en la clase de epidemiología con las estudiantes de enfermería debíamos hacer cálculos de riesgos; riesgo relativo (RR) y razones de desventajas (OR), lo cual fue justamente una oportunidad para enseñarles el uso de la calculadora (stat calc) del programa Epi Info, un conjunto de herramientas de software interoperables de dominio público diseñado para la comunidad mundial de profesionales de la salud pública e investigadores.

Anuncios

El 13 de agosto se conmemora el Día del Paciente Peruano, tal como se establece en la Ley N° 30023, promulgada con el nombre de “Día Nacional de la Salud y el Buen Trato al Paciente”. La fecha corresponde al nacimiento de nuestro héroe civil Daniel Alcides Carrión.

Objeto de la ley

La ley señala que en esta fecha las instituciones formales del sistema de salud “promueven y desarrollan actividades conmemorativas orientadas a la protección de la salud y la calidad de atención que se brinda a los pacientes y sus familiares” .

La relación médico – paciente

El Decano Nacional del Colegio Médico del Perú considera que “esta ley es una respuesta al sistema que busca empoderar la idea de que la relación médico-paciente es obsoleta, anacrónica, antigua en la forma y en la esencia, que debe ser sustituida por una ecuación moderna, acorde con los tiempos neoliberales, que debe reconocerse como la relación proveedor-cliente o proveedor-usuario, que se ajusta más a la realidad y más aún cuando se afirma que al mencionar al enfermo como paciente resalta una relación paternalista o una transacción de un solo lado”.

De la responsabilidad del Estado

La calidad de atención no es abstracta ni puede quedar en papel y tinta en relación a la responsabilidad del estado, pues es necesario dotar a los efectores de salud de las condiciones adecuadas para una atención socialmente aceptable, lo cual es parte de la deuda social del estado dado que existen carencias inaceptables y tercerizaciones a propósito que buscan lucrar con la desesperanza de los pacientes.

De la responsabilidad de los pacientes

Desde todos los sectores se hace referencia a los derechos del paciente que no significa sólo la exigencia a los prestadores, sino que deben involucrar a ellos mismos para reclamar al estado mejores condiciones sanitarias, provisión de medicamentos e insumos, porque no puede ser que hagan mutis ante carencias que los afectan directamente.

Adicional a ello, está la responsabilidad de los pacientes y sus familiares en la adopción de estilos de vida saludables, urgente cada vez más en razón a que vivimos epidemias de diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles que a la larga les afectará su capacidad productiva en los ambientes de trabajo y les significará además un gasto adicional en la atención sanitaria.

El personal de salud es doblemente víctima: de los pacientes y del Estado

Cada día ocurren situaciones en las que el personal de salud, sobre todo en los servicios de emergencia y hospitalización, sufre agresiones por parte de pacientes o de las familias de éstos, quienes no desean entender que estamos trabajando con carencias casi absolutas, pero que aún en esas condiciones se busca dar solución a los problemas más urgentes, no obstante la desatención del estado y de sus gestores ineficientes.

El paciente olvidado por sus familiares

No es infrecuente que en los servicios de hospitalización de los hospitales encontremos pacientes sobre todo en la edad geriátrica que son abandonados por sus familiares, asumiendo tal vez de manera irresponsable que el hospital se encargará de darle hotelería, alimentación, cuidados y medicamentos, haciendo resistencia para el egreso de sus pacientes bajo el pretexto que en casa no tienen como atenderlos, pretendiendo dejarlos al abandono, en una situación éticamente inaceptable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Como parte de las actividades desarrolladas en el curso de Atención Integral en Comunidad, la mañana de ayer sábado 5 de agosto hemos estado en el Centro de Atención Primaria CAP III Carabayllo – ESSALUD, ubicado en la zona norte de nuestra ciudad capital.

La singularidad de este curso es que está ubicado al final de la curricula de estudios de Medicina Humana justamente para posibilitar que los alumnos que están ad portas del servicio rural (SERUMS) sean capacitados en la solución de los problemas de salud más frecuentes reconociendo en la dinámica del proceso salud – enfermedad el rol que juegan los determinantes sociales.

Los estudiantes de esta manera toman experiencia para brindar una atención integral, tanto en la comunidad, servicios periféricos como en las unidades de salud familiar, aplicando los conocimientos médico-sociales adquiridos a lo largo del Plan de Estudios de acuerdo al diagnóstico situacional, la formulación de estrategias de intervención, la ejecución, conducción y seguimiento de las acciones programadas, así como en los mecanismos para evaluar sus resultados e impactos.

Queremos agradecer a la doctora Margarita Bulnes Goñy, Jefa del establecimiento, quien lidera un gran equipo de profesionales en el CAP III Carabayllo, por el apoyo que brinda a los estudiantes de medicina de San Fernando a fin que se lleven las mejores experiencias de trabajo en equipo pero sobre todo buscando -como ella señala- la calidad en la atención con humanidad.

Carabayllo

Desde 1953, los peruanos celebramos el 6 de julio el “Día del Maestro”. La fecha corresponde a la la fundación de la primera Escuela Normal de Varones, un 6 de julio de 1822, aun cuando desde los tiempos del Tahuantinsuyo existen las palabras “yachay wasi” y “amauta”,

El yachaywasi (en quechua: yachay wasi, “Casa del Saber” era el lugar en donde los varones adolescentes de la nobleza incaica eran preparados con los conocimientos necesarios para la administración y el gobierno , enseñanza que estaba a cargo de los amautas, los maestros o sabios del imperio.

Diremos en adición, que revalorando este concepto, este nombre que tenían los maestros en la época del incanato, es utilizado actualmente por el estado peruano para otorgar la condecoración máxima (Grado de “AMAUTA”) a todo profesional que en su labor educativa ostente una trayectoria académica y profesional de excepcional relieve, cuya obra haya contribuido notoriamente y con impacto evidente a la consecución de los fines generales de la educación, y que sea considerada un aporte significativo a la educación, ciencia o cultura del país.

Trascendencia del maestro en la sociedad.

El tránsito de país subdesarrollado a desarrollado se basa objetivamente en indicadores, siendo uno de ellos la tasa de analfabetismo. La pregunta que cae de madura es ¿y quienes asumen esa histórica tarea? La respuesta resulta obvia: El Maestro.

Esa labor de alfabetización que inicialmente puede significar aprender las primeras letras va más allá, pues el proceso educativo nos lleva también a la adquisición de ideas y conceptos que servirán para tomar decisiones en nuestras vidas.

Los que vivimos en el mundo citadino no siempre logramos entender desde la ciudad lo duro que puede ser este proceso en el interior de nuestra patria, un país de diversidad cultural, lingüística y con brechas económicas, que genera inequidades también en el campo de la adquisición de conocimientos, debido entre otros factores a las condiciones de infraestructura inadecuadas de los colegios de ese “Perú profundo” que solo sirve a los políticos para sus discursos demagógicos, pero no pasa por una real valoración del personaje central de este proceso, es decir el maestro peruano.

El compromiso de los maestros con su misión a pesar de las dificultades

Visto en retrospectiva y con ojos de egresados de las escuelas, encontramos que aquello que grafica excelentemente en sus décimas el gran Nicomedes Santa Cruz, señalando el perfil del estudiante juguetón, que se desconcentraba en las clases y que obligaba a que el maestro utilizara como estrategia didáctica métodos que hoy serían considerados como bullyng, pero que correspondes a una época donde esto tenía el visto bueno de los padres.

Los tiempos han cambiado, vivimos la revolución científica y tecnológica, donde la megatendencia de la información ha cambiado conceptos clásicos, pasando de la biblioteca Gutenberg a la biblioteca virtual que debe obligar al estado a mejorar la infraestructura de los colegios y capacitar a los maestros para que puedan asumir estos nuevos retos del proceso educativo.

No hacerlo provoca un retraso en la escuela pública que hasta hace unos años era pionera en la educación, superando largamente a la escuela privada.

Homenaje a mis maestros

Finalmente, voy a permitirme en esta fecha rendir homenaje a los maestros que influyeron en el curso de mi vida para lograr ser el profesional que soy. Así desde la profesora Rosalía que me enseñó “el cartón” con el cual mi generación aprendía las primeras letras, luego a los profesores del Colegio N° 563 de la provincia de Chincha donde cursé los estudios de primaria y finalmente del glorioso Colegio Nacional José Pardo y Barreda del cual acompaño el post colocado anteriormente en mi blog.

https://williamcastro.wordpress.com/2014/01/10/profesores-del-colegio-pardo-de-chincha-1955-2/#comment-2611

Los profesores de mi Colegio Pardo, en foto de la época.

profes-1955

 

Finalmente este evento sería además, una reunión de reencuentro promocional. Hubo una buena respuesta que permitió a los que estudiamos en el histórico Colegio Pardo de Chincha (el siglo pasado, jajaja) tener un buen pretexto para esta reunión de confraternidad promocional.

El motivo central era el cumpleaños de Juan Romero

Juan vive desde hace muchos años en los Estados Unidos y vino desde los “yunaites” acompañado de su familia para celebrar sus 70 años de edad en la tierra que lo vio nacer y aprovechar también en la parte gastronómica probar -como no- el mancha pecho, nombre que le damos a nuestra sabrosa carapulcra con sopa seca, manjar de Chinchaycamac, dios tutelar de los Chinchas y desde entonces de todos los chinchanos.

Parece que el contacto para “armar” esta reunión y convocarnos fue nuestro común Miguel Veliz, Presidente de la Promoción 1964.

Se trataba de una reunión sorpresa, donde el cumpleañero no sabía lo que se había preparado, pues las coordinaciones habían sido con su señora e hijos. Fue así que “lo sacaron” de su casa con el pretexto de salir a almorzar en algún restaurante de la ciudad y se dirigieron al Centro de Esparcimiento de la PIP (AOPIP) de Casuarinas, Surco donde ya estábamos nosotros “calentando el cuerpo” con un buen pisco peruano (el único).

Confirmándose que realmente el cumpleañero no sabía de nada, grande fue su expresión de asombro al ver a sus compañeros de colegio dándoles la bienvenida en este local; pero también era de una alegría indescriptible toda la serie de emociones que se daban en vorágine.

A nombre de la promoción hizo uso de las palabras nuestro amigo Lauro Muñoz Garay,

 

Fue una reunión de lo mejor, con música del recuerdo y “hora loca” incluida.

Larga vida estimado Juan.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta mañana en la sobremesa del desayuno, al abrir mi Facebook encuentro en el muro de mi sobrina Guadalupe Magallanes una nota en la que nos hacía recordar que hoy 4 de junio se celebra el “Día de la cultura afroperuana”.

Lupe 4

Ella forma parte de la “zambocracia” de la familia. “Quien no tiene de inga tiene de mandinga” diría don Ricardo Palma, aquel costumbrista, tradicionalista, uno de los literatos más reconocidos del continente americano, quien al parecer recoge este dicho de los mulatos limeños de la colonia y que también aparece en la comedia costumbrista “Un juguete” de Manuel Ascencio Segura (1885), donde uno de los personajes dice: “… mi hija no tiene … ni de inga ni de mandinga…”

Día de la Cultura Afroperuana

Desde el año 2006 el Congreso declaró el 04 de junio esta celebración a través de la ley N° 28761, por lo que el Ministerio de Cultura desarrollará en esta fecha una serie de acciones orientadas a la visibilización, reconocimiento y generación de políticas públicas a favor de la población afroperuana.

La fecha corresponde al día que nació Nicomedes Santa Cruz Gamarra, uno de los grandes exponentes de la cultura negra en el Perú, cuyas décimas abordaron alegrías y tristezas de la comunidad afroperuana y jugaron un papel decisivo en la construcción de la identidad de la raza negra en América Latina.

Una de los morenos de Chincha

No voy a tocar el racismo y no otros temas ingratos en esta fecha, pues “el mundo negro” es reconocido como parte del folcklore afrochinchano. Prefiero entonces colocar algunas notas como la del nuestro comprovinciano Antonio Gálvez Ronceros en “Monólogo desde las tinieblas” quien nos presenta en su obra una cosmovisión de los negros de Chincha, donde los protagonistas usan su propio lenguaje, su modo de pensar y otros atributos que los identifican en la sociedad peruana.

“Un negro iba contando a otro negro un percance que
había tenido. Decía:
-Y te juro que me diuna cólera, ay peruna cólera
que no se me pasaba.
-Oye, ¿y cómo e la cólera? -dijo el otro.
-La cólera e como mascá piera, como mascá arena…”

Para no olvidarnos del origen de esta celebración

El Primero de Mayo se celebra El Día Internacional de los Trabajadores, considerada como fiesta del movimiento obrero mundial en su lucha reivindicativa. Se estableció en la mayoría de países por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional celebrado en París en 1889, como jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago.

El contexto histórico

Con la revolución industrial en la primera mitad del siglo XIX, crece la migración del campo a la ciudad iniciándose el desarrollo de las urbes, inicialmente periféricas a los centros laborales. Estos hechos que impulsan el desarrollo, se dan con situaciones negativas para la salud de los trabajadores, debido a que se instalan en lugares insalubres, donde prevalece el hacinamiento y pésimas condiciones de vida. La jornadas de trabajo era de hasta 18 horas, con salarios miserables,

La consigna de los sindicatos que exigían el cambio era conseguir “Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”. Su consecución marcó un punto de inflexión en el movimiento obrero mundial.

Los hechos que marcaron la historia

Tras varios años de lucha, los sindicatos más importantes de Estados Unidos determinaron en 1884 que a partir del 1 de mayo de 1986 realizarían jornadas de ocho horas, algo que desencadenaría en la huelga si las empresas no aceptaban.

En la ciudad de Chicago, una ciudad poblada por multitud de trabajadores, se inició una huelga que se extenderían durante cuatro días. Los enfrentamientos entre trabajadores y fuerzas de seguridad fueron de gran violencia y el día 4 de mayo, una bomba lanzada por un provocador estalló en Haymarket Square, acabando con la vida de un policía. Las autoridades detuvieron a una treintena de personas tras culpabilizar al movimiento obrero del asesinato del policía. Como resultado, ocho trabajadores anarquistas fueron condenados a muerte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.